Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Dic 14, 2014 9:36 pm.

Entre sombras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre sombras

Mensaje por Aoba el Sáb Dic 24, 2011 7:31 pm

¡Mierda, mierda, mierda, mierda...! De nuevo le perseguían. Había sido sorprendido por unos oficiales de policía en uno de los callejones oscuros de la ciudad. Corría con toda la velocidad que le era posible alcanzar, esquivando a los transeúntes y esperando despistar a los policías con alguno de sus repentinos giros por las calles. Quizás estos habían oído los rumores que corrían sobre él. En poco tiempo se le conocía, era escurridizo, apto para todo tipo de robos e intercambios. Solía llevar el rostro medio oculto por un pañuelo azul y trabajaba de noche, por lo que a penas se le reconocía. Eso le permitía llevar una especie de doble vida, ya que cuando no estaba mezclándose en ese tipo de negocios turbios estudiaba en la preparatoria. Mera fachada.

Cuando el azabache pensó que les había perdido por fin, se paró en una de las calles. Parecía desierta, tan solo iluminada por la luz de la menguante luna en mitad de aquel oscuro cielo. Su respiración estaba algo agitada por la carrera, por lo que trató de regularla. No sería conveniente que le viesen en aquel estado si llegaban a encontrarle. Giró el rostro hacia la esquina. Esperaba que nadie apareciese, aun así.


Última edición por Aoba el Sáb Ene 14, 2012 7:08 am, editado 1 vez
avatar
Aoba

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Localización : I am the one hiding under your bed, teeth ground sharp and eyes glowing red...

Ver perfil de usuario http://petyrfied.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Saito el Sáb Dic 31, 2011 6:11 pm

Llevaba algo menos de una semana fuera de su hogar, viviendo en la calle como un mendigo con el poco dinero que ya le quedaba. Su inocencia y ciega confianza le había echo perder parte de esto al arrebatárselo unos tipejos que se encontró en un callejón la tercera noche. No hace mucho. En poco tiempo estaba aprendiendo a vivir en la calle y solo, mediante sus propios medios. Por eso, aquella noche como las anteriores, caminaba entre las calles en busca de un buen lugar en el que poder pasar la solitaria noche. Esperando encontrar un sitio donde poder estar calentito. O al menos, un lugar en el que poder sentirse minimamente seguro y no tener que despertarse cada dos por tres como llevaba haciendo, pareciéndole las noches eternas.

Caminando entre sombras y callejones, evitando miradas desagradables que parecían desnudarlo con la mirada, llego a una zona en la que casi ya no había gente a pesar de que las luces de las farolas alumbraban el lugar. Saito, al ver esto fue a salir a la luz. En verdad le inquietaba andar por aquellos solitarios y olvidados pasillos tan estrechos, sucios y oscuros. Pero al ver como de pronto un tipo se para, dejando de correr, se quedo a la sombra del callejón. Observándolo. No le parecía mal tipo aquel moreno. Además de que parecía apurado por algo. Sintiendo la curiosidad de un niño y siendo tan buena persona como era, al verlo respirar tan rápidamente y verle que miraba al lado opuesto al que estaba, se asomo un ligeramente, dejándose ver un poco al darle algo de la luz. –Chs-chss… -chasqueo la lengua haciendo un siseante sonido con el que llamar la atención del moreno. Intentando que mirara hacia su lado. Una vez le miró, sin decir nada, le hizo un gesto para que se acercara.

Entonces, a lo lejos, se escucharon fuertes pisas apresuradas que venían hacia aquel punto en el que se encontraban ambos. Eso, y las voces de un par de hombres asegurando haber visto al muchacho moreno por aquel lugar.

-Ven, puedo ayudarte –fue lo primero que dijo en un tono bajo, insistiendo en aquel gesto que hacia para que viniera hacia donde se encontraba. La boca de un estrecho y oscuro callejón en el que a penas entraban tres adultos puestos uno al lado del otro.


Spoiler:
Off; Espero que no te importe que me meta ^^
avatar
Saito

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 31/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Aoba el Lun Ene 02, 2012 8:19 am

Le habían visto. Escuchó como los pasos se acercaban, entrándole algo de pánico al verse atrapado. No puede terminarse así... Pero de pronto escuchó que le llamaban. ¿Era a él? Buscó con la mirada la procedencia del siseó. Alcanzó a verle. Era un chico rubio, quizás de su misma edad. Bajo la oscura noche y la tenue luz de la luna sus rasgos finos se veían hermosos, y su piel tenía un aspecto pálido casi enfermizo.

Pronto tuvo que salir de su ensimismamiento, ya que un par de policías estaban avisando en la salida del callejón, gritando algo como “¡Venid, esta por aquí!”. Su pulso se aceleró en pocos segundos, retrocediendo unos pasos y escuchando por suerte las palabras del extraño individuo con aspecto angelical. ¿Ayudarme? Le pareció extraño que alguien se prestase a ayudarle como si nada, pero no se lo pensó dos veces. Quizás fuese una trampa, pero no tenía mas opción que esta. Se apresuró en seguirle hasta donde se encontraba. Era un largo y oscuro callejón, que pasaba desapercibido si no se prestaba demasiada atención. Tomó al chico del brazo y comenzó su carrera de nuevo. Ya tendrían tiempo de presentaciones mas tarde. El sonido de las pisadas se iba alejando poco a poco, pero no podía estar tranquilo. No esa noche. Cuando se sintió sin fuerzas de seguir paró en seco, pegándose a la oscura pared y agachándose detrás de una especie de contenedor, verificando si por el momento, habían sido seguidos.

De su boca salió un pequeño suspiro de alivio al ver que les había perdido... De momento. Fijó sus orbes azules en los del contrario, recargándose en la pared y sin intención de soltar el agarre de su brazo. Sí, había sido de ayuda, ya que él mismo no se había percatado de la existencia de ese pasadizo... Pero aun así, algo que había aprendido era que no podía fiarse ni de su propia sombra. Pasados un par de minutos su respiración se había calmado y se aventuró a preguntar, curioso a la vez que precavido -¿Quien eres?-

Spoiler:
Uss: Para nada, bienvenida Very Happy
avatar
Aoba

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Localización : I am the one hiding under your bed, teeth ground sharp and eyes glowing red...

Ver perfil de usuario http://petyrfied.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Saito el Lun Ene 02, 2012 12:20 pm

El sonido de fuertes pisadas y de voces se escuchaba más y más cerca. El chico con el que se había topado en aquella amplia y solitaria calle, oculto Saito en la estrecha callejuela, pareció mirarlo sorprendido unos instantes tras encontrarlo, quedándose allí de pie como si tuviera los estos pegados al suelo. Por suerte para ambos, puesto que Saito no se atrevía a salir y exponerse al peligro de ser también arrestado y llevado por los policías a pesar de no haber echo nada, el moreno reacciono a tiempo, acercándose con prisa a donde estaba. El rubio muchacho se pego a la pared para dejarlo pasar e ir delante. Sin embargo, nada mas pasar, casi al mismo tiempo, notó como era cogido por el brazo, sintiendo como de golpe aquel moreno, que debía rondar su edad, tiraba de él haciéndole correr aprisa.

Su brazo era apretado con fuerza, impidiéndole que quedara atrás a pesar de trastabillar en un par de ocasiones. No sin estar a nada de caer al suelo en uno y otro momento de la carrera por lo resbaladizo que estaba este por los charcos, la humedad, las hojas sueltas de periódico viejos y por todo lo que andaba allí tirado; latas, cartones viejos, una olvidada y roída zapatilla…
No estaba acostumbrado a correr de aquella forma tan apresurada, por eso cuando el moreno se paro y se pego contra la pared, agachándose tras un grueso contenedor, no sin antes echar una rápida ojeada por si venia alguien, Saito recostó de igual forma que su compañero la espalda a la pared, intentando recuperar el aire que le faltaba.

Por su mente en aquel momento lo único que paso fue la idea de que le seria imposible acostumbrarse a ese estilo de vida callejera. Que no duraría mucho antes de que alguien le encontrara.
Saito miro al moreno, respirando a bocanadas por la fatiga de la carrera. Sus ojos le parecieron tan lindos como el despejado cielo en un día de verano.

-¿Eh? –soltó un poco sorprendido ante la pregunta del chico, a quien escucho hablar por primera vez. –Mi nombre es Saito –respondió, esbozando una pequeña y tierna sonrisa a pesar de respirar a suaves bocanadas, manteniendo su boca muy ligeramente entreabierta. –Encantado,… -le extendió una fina y blanquecina mano que parecía más bien de mujer, sin embargo no siguió con su frase puesto que no sabía su nombre, esperando que terminara la frase el moreno por él.
avatar
Saito

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 31/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Aoba el Miér Ene 04, 2012 6:40 am

Mantuvo su mirada fija en los orbes azulados del contrario. No parecía un mal chico, pero no era extraño el haberle encontrado en los barrios bajos. ¿Que se le había perdido por aquí? Ciertamente, su primer pensamiento fue que se había perdido. Pero no era posible, ya que le había mostrado aquel oculto camino, y no era algo que se descubriese por pura casualidad.

No era necesario ir aprisa, después de todo, no podrían salir hasta que no pasasen por lo menos un par de horas. Los policías solían ser verdaderamente insistentes. Escuchó la respuesta que dio el rubio, pensativo. Saito era un nombre que le pegaba. Pero...

¿Qué? Un momento... ¿Quería saber su nombre? ¡Peligro, peligro, peligro...! Pasados un par de segundos, y por pura inercia ante aquella situación, amplió su sonrisa y ladeó suavemente el rostro, contestando- Soy Ran. Izumii Ran. Un placer. -Utilizar el nombre de su hermano como seudónimo era una buena medida de defensa. De todas formas, no le importaba lo que le ocurriese o le dejase de ocurrir a él y nunca se sabe cuando te pueden traicionar. Si por casualidad se revelase su nombre a las autoridades estaría perdido. Estrechó la mano que le tendió el contrario. Su piel blanquecina y la finura de sus movimientos le hacían parecer mas una fémina que un chico. Si su voz fuese algo mas aguda le habría confundido, de ello no cabía duda. Soltó el brazo que mantenía agarrado y le preguntó con un tono amable- ¿Que te trae por estas calles, Saito? No te había visto antes por aquí. -

Spoiler:
Uss: Siento si hay fallos, lo hice rápido ya que esta tarde no podré utilizar el laptop. :'D -Consecuencias de no obedecer a una madre-
avatar
Aoba

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Localización : I am the one hiding under your bed, teeth ground sharp and eyes glowing red...

Ver perfil de usuario http://petyrfied.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Saito el Miér Ene 04, 2012 3:49 pm

Su suave y tierna sonrisa se ensanchó ligeramente un poco mas ante la presentación del moreno, cerrando en un rápido gesto sus ojos. Ran… Era un nombre bonito. En verdad, le gustaban los nombres cortos. Le parecían fáciles de recordar y de nombrar. Ran…

Tras aquella presentación, habiéndole soltado del brazo su nuevo compañero antes de preguntarle por el motivo de encontrarse por allí, añadiendo que le había visto por la zona antes, su mirada se desvió rápidamente a un lado. Giró su rostro hasta mirar al frente, encontrándose con la vista gacha y puesta en ningún punto del suelo. En sus ojos se veía un resquicio de dolor y añoranza al recordar su hogar. O al menos del sitio y la persona con la que vivió desde no hacia mucho tiempo. –Me escape… -comento apenado sin especificar nada. No quería contarle su caso. Quería olvidar a aquel hombre en que se había convertido su padre por dinero. Aquel padre que vendía por horas a su propio hijo al primero que le diera una mísera cantidad. Al principio lo aceptaba. No le echaba en cara que le utilizara pues le debía el favor de sus años de esfuerzo y trabajo por mantenerlo. Necesitaban dinero y si esa era la única forma, lo entendía. Sin embargo, ya no era por necesidad. Era por avaricia. –No quería vivir de aquel modo… No tuve opción… -prosiguió tras una escasa y reflexiva pausa. Mientras, sus manos inconscientemente se aferraron a los bajos de su holgada camisa, sucia por vivir en las calles. –Preferiría no hablar de ellos… -acabo por decir, a modo de petición, refiriéndose a todos aquellos causantes de que su padre se hubiera vuelto un monstruo. De aquellos que pagaban por su cuerpo para hacer con él lo que quisieran y les diera tiempo a hacer. Al pedirle esto sus ojos estaban ligeramente vidriosos. Aun así, no iba a llorar. Dejo que su espalda se restregara por la pared lentamente hasta llegar a sentarse en el suelo con las piernas flexionadas un tanto contra sí, evitándolas sacar fuera de la anchura del contenedor tras el que estaban escondidos ambos. – ¿Sabes, Ran…? Eres el primero a quien conozco… y en quien puedo confiar… -le confeso mirandole a los ojos un poco triste tras un rato, habiéndose obligado a apartar su reciente pasado a un lado.

Era alguien que confiaba ciegamente en las personas incluso sin conocerlas tan siquiera. Bien claro se observaba este aspecto de su personalidad en aquel momento.
avatar
Saito

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 31/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Aoba el Jue Ene 05, 2012 11:24 am

Observó con detenimiento su expresión. Parecía triste, quizás dolido. ¿Había recordado algo que no debía? Ahogó un pequeño suspiro, manteniendo la mirada fija en él. Efectivamente, sus pensamientos fueron algo mas que confirmados. Se había escapado, y obviamente, en un principio el chico se habría perdido. El descubrimiento de aquel pasadizo fue una casualidad, aun que lo encontró seguramente, después de días vagando por allá. Escuchó con atención sus palabras. Parecía que se esforzaba por hablar, aun estando tan dolido.- Entonces, si prefieres no hablar de ello no te forzaré, descuida. -Hablaba con el mismo tono amable que antes, sonriendole con levedad.

Enarcó una ceja y sonrió divertido por un momento al escuchar sus siguientes palabras. ¿El único en el que podía confiar? A penas se conocían de un momento, y Aoba no era “una persona de fiar” precisamente. Aun que obviamente, el moreno no negaría sus palabras ni le reprocharía nada. Tan solo mantuvo su mirada azulada sobre la del contrario y... - Si no tienes a donde ir podrías venir a mi piso. -Propuso, mirándole con cierto interés. Hizo una pequeña pausa y añadió, puntualizando- Evidentemente, no será gratis. Tendrás que trabajar para ayudar a pagar tus gastos. -No parecía del tipo de persona que sobrevivía mucho tiempo solo, y puede que en el futuro le fuese útil. Fuera como fuere, se encontraba ahí, en mitad de la oscura ciudad ofreciéndole residencia a un desconocido.

Fijó la mirada en el oscuro cielo. Le parecía hermoso aun que no estuviese iluminado por miles de estrellas aquella noche. Le daba curiosidad la historia del misterioso chico de aspecto angelical. Puede que si le tomase mas confianza se la contase. Nunca esta de mas tener información de la persona con la que vas a convivir, si es que él aceptaba la propuesta. No sabía bien como iba a arreglárselas el rubio para pagarle, pero algo encontraría. Él, entre la escuela y los líos en los que andaba metido no tenía demasiado tiempo, aun que cabía reconocer que se mantenía bastante bien con lo que le pagaban tras sus trabajos.
avatar
Aoba

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Localización : I am the one hiding under your bed, teeth ground sharp and eyes glowing red...

Ver perfil de usuario http://petyrfied.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Saito el Dom Ene 08, 2012 9:15 am


¿A su piso? Saito, ante esas palabras abrió los ojos enormemente sorprendido. Incluso se atisbo una pequeña sonrisa con la mera idea de dejar de vagar por la ciudad y por sus calles, mendigar un poco de dinero con el riesgo de ser vigilado robado tras tantos esfuerzos, dejar de huir por las noches, dormir de tirón, tener un techo donde estar… Aquello era la mejor noticia que podía recibir en esa etapa de su vida. No le importó en lo mas mínimo que tendría que trabajar para pagar sus gastos, y seguramente, parte del piso puesto que vivirían juntos. –Claro, no hay problema! Buscare un trabajillo, y si quieres, puedo cocinar o limpiar la casa –acepto regalándole al moreno una grata sonrisa. Si, se encontraba feliz ante la idea de dejar las calles y marchar a un sitio mas seguro.

Al verle mirar al cielo, el rubio, sentado todavía en el suelo con las piernas ligeramente flexionadas contra su pecho, también miró a la infinita oscuridad del firmamento. No veía ni una sola estrella a causa del exceso de luz de la ciudad, la contaminación y las nubes que encapotaban el cielo aquella noche. –Ran… -llamo de forma suave al moreno sin dejar de mirar al cielo. -¿Por qué te perseguían esos guardias? –formuló la pregunta y unos instantes después lo miro de reojo primero antes de observarlo directamente a la cara, alzando el rostro por la diferencia de altura que había al estar este de pie y Saito sentado. –¿Te vieron mendigar o robar y quisieron arrestarte? –tanteo la posible respuesta. Desconocía en gran parte como funcionaba en verdad la vida en la calle. Los negocios turbios, las mafias, las drogas, los asesinatos, las violaciones, los secuestros, los atentados… Todo eso eran el pan de cada día en las calles bajas de esa ciudad, y el inocente rubio demasiado estaba sobreviviendo en aquel mundo tan desconocido para él después de haberse pasado toda su vida atendiendo su casa, asignándole su padre el papel de mujer del hogar hasta el punto de usarlo como “chica de compañía”.
avatar
Saito

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 31/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Aoba el Sáb Ene 14, 2012 4:14 am

Como se esperaba, el chico no tenía casa aun. Le dedicó entonces una ligera y fugaz sonrisa. De todas formas, esta ciudad no es tan grande y todos se pueden encontrar fácilmente. Eso era mas un problema que una ventaja para el pelioscuro, pero se las arreglaba.

Se cansó de mantener aquella posición y se sentó al lado del rubio. Cruzó las piernas y apoyó la espalda contra la pared, manteniendo la mirada fija en el cielo. No apartó la mirada hasta que escuchó que el otro pronunciaba el nombre de su hermano. Su odiado hermano. En realidad no merecía siquiera que le considerase como tal. Desde siempre había estado oprimido y acosado por él, hasta que consiguió librarse de él. No fueron en vano todos aquellos años de sufrimiento con tal de haber conseguido verle entre rejas. Pero la condena no fue demasiado larga, y quien sabe si volvería a por él. Ladeó suavemente el rostro, escuchando sus palabras y tensándose un poco.- No estaba mendigando, ni robando... Es algo complicado. -Comenzó, esbozando una nueva sonrisa, aun que ahora su mirada se veía sombría. Después de una pausa, continuó hablando.- Tampoco es algo que debas saber, de todas formas. -Hizo amago de encogerse de hombros, pensativo. No se le había pasado por la mente en ningún momento el ser sincero con aquel individuo, es mas, dudaba que algún día llegase a ser completamente sincero con alguien.
avatar
Aoba

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Localización : I am the one hiding under your bed, teeth ground sharp and eyes glowing red...

Ver perfil de usuario http://petyrfied.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Saito el Sáb Ene 14, 2012 10:01 am

Con la respuesta del moreno, se quedo un poco confundido. Su inocencia y poco conocimiento del mundo aparte que resultaba ser las calles, no le permitió buscar las razones o motivos por el que los guardias perseguían al moreno conocido como Ran. Alguien familiarizado en vivir y pasar gran parte de su vida en aquel mundillo podría pensar que aquel chico andaba en temas de drogas, venta ilegal de algún producto, en alguna banda, acababa de salir por patas de alguna pelea callejera y por eso estaba siendo perseguido por los guardias al ponerla fin estos al combate, apostaba dinero a las sombras de la ley… Miles de cosas podían ser las que aquel joven moreno, de la misma edad que el inocentón de Saito, podía haber echo para que acabara siendo perseguido por los guardias. Y como persona que conocía como sobrevivir en aquella selva moderna formada por barrios y calles, no comento nada al respecto. Ni comentaría nada.

Saito, ante la respuesta que no hizo mas que confundirle un poco, aunque no por ello desconfió ni pensó nada extraño sobre el moreno, asintió levemente ante lo ultimo dicho por su nuevo compañero. Era algo tarde, por no decir que ya eran las doce de la noche aproximadamente. Las noches era el peor momento para el rubio, pues carecía de chaqueta con la que taparse, de ahí que buscara durante toda la tarde un buen sitio donde pudiera estar pasar la noche. Los requisitos que debía cumplir su lugar de noche era; ser un lugar poco visible, que proteja de la lluvia y que no dejara pasar corriente. De poner algún cartón u algo ya se encargaba él. Por esa razón, al encontrarse sentados en una estrecha calle abierta por ambos lados, a pesar de estar protegidos por tres de sus lados de la corriente del helador frío nocturno, al rubio le pegaba de golpe la brisa que llegaba a ellos tras esquivar cajas, escaleras de incendios, tuberías y hacer volar mas un papel y bolsa, haciendo incluso rodar alguna lata. Saito se abrazo los brazos y se hizo una pequeña bola, enconjiéndose. Su cuerpo se tenso un poco evitando no temblar. Resulto en vano. –Que frío… -murmuro frotándose los brazos, y se apego un poco más junto al moreno. –Ran, tengo frío… -le confeso con voz suave y risueña. Estaba cansado, y pese al frío, se encontraba bien sentado en aquella postura, y ahora que estaba pegado un poco más al moreno, recibiendo un poco de calorcito, le entraba el sueño. –Estas calentito…- comentó en el mismo tono poco después, dejando su mejilla apoyada sobre el hombro ajeno, casi entrecerrando los ojos, sufriendo un escalofrio. Se estaba adormilando. No debía dormirse allí, estando tan expuesto todo. Su primera lección aprendida.
avatar
Saito

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 31/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre sombras

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.