Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Dic 14, 2014 9:36 pm.

En tu casa [Shideon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Miér Mayo 02, 2012 11:48 am

Todo lo ocurrido hasta ahora se había desvanecido cuando Takaba pensó que Shideon se iba. Es decir, si, sabía que se habían peleado, si, también sabía que era un asesino pero... pero tenía la necesidad de estar con él y estaba completamente preocupado por él y más tras aquel traspiés aunque el vampiro dijese que solo había perdido el equilibro y nada más. Una cosa era tener hambre, y otra muy diferente ser estúpido y Takaba, para su mala (o buena) suerte no era estúpido y sabía lo que pasaba. Shideon era un vampiro necesitaba alimentarse, necesitaba sangre o eso suponía. Al igual que él, ambos estaban hambrientos y su estómago se hizo cargo de mostrarle al moreno cuanto necesitaba para comer. Pero esta vez fue él quien rió como un idiota hasta que Shideon lo besó de ese modo cálido. La risa se cortó de golpe pero no de forma violenta, simplemente dejó de salir suave para pasar a dejar salir un leve suspiro estúpido como el de una niña pequeña y avergonzada.

- Ah... -Pero entonces el vampiro dejó caer su mano y su cuerpo prácticamente sobre él, haciendo que ambos quedasen sobre la cama. Takaba sintió un calor recorrer su cuerpo por entero, sus mejillas, su abdomen, su pecho, todo. Jamás se había sentido así de idiota, todo aquello era contradictorio. Sabía que el contrario era un asesino, pero no podía entregarle algo le hacía negarse, de ahí que le defendiese cuando intentaron coserle a balazos. Cerró los ojos y sus manos acariciaron el cabello del moreno de un modo muy leve. Algo debía ocurrir, algo que jamás había sentido ese felino en su vida. Solo había trabajado y poco más y ahora necesitaba estar con aquel vampiro y cuidarle en cierto modo. Cerró los ojos cansado, cansado de pensar y de sentir cosas extrañas. Los cerró y se dejó llevar.


****************************************************

No sabía cuanto tiempo había pasado pero se sentía pesado en la cama. Su cuerpo estaba entumecido como si hubiese dormido a la intemperie o como si hubiesen mojado todas sus prendas y no se pudiese mover. Se quejó en aquel lecho tranquilo y suave y sintió de nuevo el peso.

- Um... -Volvió a quejarse algo más fuerte mientras que se movía algo en aquella cama suave. No recordaba haber llegado a su casa, es más, ni había tenido sueños ni nada, no recordaba nada, hasta que abrió sus ojos y se dio cuenta que no estaba en su casa. Al principio no se movió y su mente parecía mareada pero entonces se dio cuenta y todos los recuerdos llegaron juntos a su adormilada cabeza. Había estado en el muelle, se había enterado que Shideon era un asesino y casi le había matado, se habían pegado, había despertado en su cama y había leído aquel libro, aquel escrito del vampiro donde decía aquello y al final se había dormido con el moreno. Se sentía débil aún, quizás porque necesitaba comida ya que sus músculos parecían blandos.- Shideon...

Llamó en la oscuridad de la sala sintiendo el peso del contrario sobre él o al menos eso deseaba.

- Shideon... ah ¿Shideon? -Se incorporó un poco.- Shideon pesas mucho aparta...

Entonces se dio cuenta, el vampiro tampoco había comido y quizás eso le mataría. Se levantó con rapidez y le sujetó por los hombros para agitarle con algo de fuerza.

- ¡Shideon despierta dime que estas bien! Maldito vampiro idiota deberías comer algo... estúpido!! -Le gritó sin saber por qué, aunque simplemente era preocupación.
avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Vie Mayo 04, 2012 3:18 am

Recostado la mitad de su cuerpo sobre el contrario y su otra mitad sobre la cama, manteniendo su rostro apoyado sobre su pecho mientras escuchaba el incesante y tranquilo latir de su corazón, el vampiro dormía. Dormía de forma profunda como nunca había dormido. Aquella continua melodía procedente del interior de Takaba lo relajaba. A diferencia de él, su corazón latía de forma mucho más lenta y pausada, por lo que resultaba una tarea realmente complicada escuchar, o simplemente sentir su pulso casi inexistente.

No había soñado nada, tampoco le sorprendió. Pero aun así no parecía querer despertar por lo tranquilo y a gusto que se sentía junto a aquel cuerpo caliente del castaño. Otra diferencia respecto a él; su cuerpo solía estar “fresco”. Sus manos, por otro lado, eran frías gran parte del tiempo.

Levemente, como si alguien lo llamara desde la distancia, escuchó la voz de Takaba. No respondió, ni tan siquiera se movió lo mas mínimo como respuesta. Se encontraba tan bien… Entonces notó un cambio en el ritmo cardiaco del menor, y, a no tardar, como se quedaba de rodillas sobre la cama y lo zarandeaba por los hombros. Su cabeza se agito a uno y otro lado a causa del movimiento, arrugando su rostro en un molesto gesto. –Pensé que ibas a ser mas dulce al despertar… -comentó entreabriendo los ojos, comenzando, una vez lo soltó el castaño tras insultarlo y hacerle esa recomendación, a incorporarse muy levemente sobre la cama, apoyándose sobre sus codos. –No voy a tomar de ti si eso es lo que pretendes... Seguro que no me sabría controlar y te mataría –dijo directo y sin rodeos mientras lentamente se incorporaba y se levantaba de la cama por el lado contrario al felino, bordeando la cama a pasó suave. Hablar de la vida y la muerte era un tema más que normal para él.

-Iré adelantándome para sacar algo de comida, si quieres puedes darte una vuelta por la casa si quieres… -dijo saliendo de la habitación a paso tranquilo y disimuladamente pesado sin cerrar la puerta. Parecía distante con el castaño, pero lo estaba siendo por su bien. Era cierto que estaba hambriento, pero por el momento aun podía mantenerse cuerdo y controlar sus instintos básicos, por ello, con la posibilidad de un posible arrebato ante la presencia de sangre fresca y todavía sin probar, prefería mantenerlo fuera de alcance hasta que tomara algo. Así pues, desapareció de la sala y bajó por las antiguas escaleras de chirriante madera que cedían a cada paso.
Una vez en aquella sala que era la cocina, que también tenia las ventanas tapiadas con tablones de madera por el exterior de la casa, abrió la nevera. Tan solo tenía trozos de carne cruda, dos bolsitas de sangre de hospital y una media docena de botellitas acristaladas de un líquido rojo intenso. No, no eran zumos de tomate.
Todo aquello era lo único que el vampiro tenia para alimentarse. Nunca antes había tenido visitas normales, y menos visitas, por lo que sin pensarlo mucho, cogió un plato y le puso uno de los filetes crudos, poniéndolo sobre la antigua e inutilizada mesa que se encontraba en buen estado. Shideon apenas usaba la cocina, tan solo llegaba cogia lo que quería de la nevera y se lo comía de pie o se lo llevaba a su despacho o habitación. Todo dependiendo de lo que cogiera, como uno de sus “zumo de tomate”.
Para él simplemente se cogió dos de aquellas botellitas y esperó a que el castaño bajara, cosa que se supo desde que pisó el primer escalón.

-Ahí tienes el desayuno –le indicó con la botellita antes de llevarsela a la boca el botellín para seguir bebiendo aquel rojizo y sabroso liquido que tenia un sabor suave a metal.

¿Qué pensaría Takaba al ver que su desayuno, a esas horas de la mañana (10 y algo XD), iba a ser nada mas y nada menos que un filete de carne crudo? Eran tan diferentes sus vidas… que quien habría dicho que aquellos dos pudieran compartir siquiera un sentimiento mutuo.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Vie Mayo 04, 2012 5:44 am

Se sonrojó de golpe cuando le dijo aquello de ser más dulce. Su cara se coloreó de golpe y le soltó suavemente para luego escuchar lo que dijo. Sintió algo pasar por su espalda cuando confesó aquello de podría matarle por no controlarse. Casi sintió la mirada de la "muerte" en cierto modo, en los ojos de Shideon. Siempre se olvidaba que era un asesino cruel y despiadado... pero que... al parecer le quería y no le haría daño. ¿Pero era verdad? Es decir, si hubiese querido el pelinegro ya habría acabado con él pero ahora dormía con él incluso le besaba... Se sentía extraño todo aquello. Escuchó lo que dijo y asintió despacio para luego soltar un suspiro.

- Takaba idiota... -Se levantó de la cama y caminó despacio hacia la puerta. Se asomó. Aquella casa daba un poco de miedo. Tragó saliva suavemente mientras analizaba el lugar y caminó despacio por el pasillo mirando cada puerta y rincón con recelo. De seguro le salía algún fantasma o algo así. No quería merodear mucho por aquel sitio así que decidió ir a la cocina... aunque no sabía bien si iba en la buena dirección, pero para su suerte llegó a la puerta. Entonces entró y vio como el contrario bebía un líquido rojizo. Casi se le heló la sangre y luego vio su "desayuno". Alzó una ceja.- ¿Bromeas verdad?

Dijo mirando el filete sangriento que allí estaba. Su cara se quedó pálida al verlo y casi sintió hasta nauseas por un momento. ¿Acaso no tenía café y tostadas? Sintió más nauseas solo por ver la sangre del filete. Si bien le gustaba la carne a esas horas de la mañana no era lo que más le apetecía. Se giró un poco mientras ponía la mano sobre sus labios.

- No es un buen desayuno para un... no vampiro. -Dijo bajito mientras que soltaba un ligero suspiro pensando que tendría que salir a comprar algo pero... no sabía si llevaba dinero encima o donde estaba la verdad. Se apoyó un poco en el marco de la puerta.- Supongo que no tienes café... ni nada... más o menos normal.

Miró las botellitas y luego a él.

- No creo que sea zumo de tomate. -Su rostro se torció en una mueca de "desayuno echado por tierra porque no voy a comer sangre". Entonces justo en ese momento en el que allí estaba sintió como si se desvaneciese. Realmente tenía hambre y el estómago le rugía, incluso su cuerpo entero temblaba. Se sujetó en el marco de la puerta ligeramente mareado.- Me duele el estómago... y me encuentro algo... mareado...

Confesó. El hambre que tenía le hacía sentir algo débil la verdad. Sus dedos se clavaron en el marco de la puerta como si le fuese la vida en ello. Seguramente si el moreno hubiese bebido de él habría muerto por el agotamiento. Las piernas le temblaron de nuevo y alzó su rostro algo pálido para mirar al vampiro.

- N... necesito salir por comida. -Sonrió un poco.- ¿Dónde está la puerta?



OFF:
Había pensado que Shideon saliese a por comida y mientras tanto Takaba se quedase ahí, entonces podría aparecer Alexito XD y cuando volviesen que el vampirin estuviese sobre las rodillas de Takaba dándole algo de comer (?) pq guarda dulces bajo su cama XD
avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Vie Mayo 04, 2012 9:51 am

Parpadeó una par de veces cuando el castaño llegó a la cocina y miró con sorpresa e incredulidad, así como con cierta repulsión, su desayuno. Lo vio palidecer frente a él de golpe por aquella única imagen del filete crudo y sangrante sobre un plato en aquella tan vacía mesa. –La verdad es que no –le respondió sin comprender muy bien por qué lo miraba así a desayuno, tapándose la boca. El castaño se lo dejó claro con solo decir que aquello no era un buen desayuno para alguien como él, acertando de lleno en sus suposiciones. No tomaba leche, café, yogures, comida en lata o ni nada de aquello. La comida, a Shideon, era algo que le salía gratis a pesar de comprarle de vez en cuando alguna de aquellas botellitas o esas bolsas de sangre del hospital a otros vampiros de menor rango.

Lo vio apoyarse en el marco de la puerta mientras continuaba bebiendo, terminándose aquella primera botellita en nada. En verdad, si que había perdido color el felino al ver el filete, e incluso al verlo beber aquellos botellines que como bien había acertado, no eran zumo de tomate precisamente. Era mucho mejor…
A poco tardar, dejando el primer botellón vacío sobre la encimera, observó como sus piernas le fallaban y como se aferraba a la madera del marco para no caer. Eso y el sonido estrangulado de su estomago, lo preocuparon. Se acercó a él y lo tomó entre sus brazos con delicadeza como cual princesa. –Tienes que creer que soy realmente idiota para pensar que en tu estado te diría siquiera donde está la puerta… -le reprochó indirectamente por esforzar a su cuerpo de aquella forma. –Baka –le dijo mirándolo a los ojos allí teniéndolo entre sus brazos, comenzando a andar escaleras arriba hacia su dormitorio. –Echaré un vistazo en el almacén, tal vez haya algo. Tú descansa mientras tanto –subía las escaleras cargando del contrario, quien pesaba muy poco. –Iré a por algo que comas si hace falta… -le aseguró entrando ya a la habitación, que estaba a un lado de las escaleras.

Allí le tendió sobre la cama con cuidado. No era el lugar mas agradable donde descansar con todos aquellos libros por el suelo o en torre, las ventanas tapiadas (como no…), la poca luz que se colaba entre las rendijas y ese aspecto a antiguo y descuidado. Aun así, mejor era dejarlo allí tendido para que descansara y no en otro lugar. No es que aquella casa fuera un lugar muy seguro si no se conocía, así que mejor dejarlo en terreno conocido. –No tardaré mucho en volver. Tu solo quédate aquí y no hagas tonterías –le remarcó aquello ultimo. Con aquello se refería a no levantarse, ni intentarlo siquiera. – No te muevas, ni te levantes siquiera de la cama por lo que sea –le ordenó. ¿Pero seguro que aquel gato seria capaz de anteponer aquellas palabras ante su curiosidad? El moreno esperaba que si.

-Me marcho –se irguió al haberse acuclillado para estar a la altura de Takaba. -Creo que iré directamente a comprarte algo, ¿qué es lo que quieres? –le preguntó. No sabia que era lo que alguien “normal” desayunaba, pues los suyos tomaban lo mismo, aunque en casos especiales, por simple disimulo e integración con la sociedad, comía comida normal. Normalmente carnes, como el día de la cita a ciegas.

Tras las palabras del castaño asintió, pasando en una suave caricia sus dedos por la frente de éste, apartando los cabellos de sus ojos antes de irse de aquella casa con aquel botellin en la mano tan tranquilo. Estaba siendo realmente otra “persona” con aquel felino. A cualquier otro a quien no le importara y simplemente lo viera como algo para conseguir placer, ya se le hubiera lanzado al cuello aun por su débil cuerpo. Con Takaba no iba a ser así. No… (¿?)
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Vie Mayo 04, 2012 10:35 am

Al final fue llevado a la cama de nuevo, en los brazos del contrario. La verdad que ver la carne así y la sangre le había revuelto el estómago y claro terminaría vomitando si seguía así. Pero no, el moreno le llevó hasta el cuarto de nuevo, ese oscuro y lleno de libros. Dejó que le acostase y escuchó todo eso de que no se levantase ni se moviese ni nada así. Tampoco era un inválido. Estuvo a punto de decirle que si tenía que ir al aseo que qué hacía. Pero no dijo nada. Le dijo que le podría traer un café y algún bollo rico para desayunar, cualquier cosa que no estuviese cruda y las cosas empaquetadas siempre estaban ricas si eran de chocolate o algo así. Así fue como el contrario se alejó de él no sin antes retirar su cabello de su frente. Le sonrió un poco y por fin se fue.

- Tonto... -Dijo despacito mientras se tumbaba de lado en la cama y se cubría con las mantas y sábanas. El moreno se había ido y Takaba sentía curiosidad, pero se sentía muy cansado como para caminar muy lejos de aquella habitación. Soltó un suspiro aburrido mientras miraba hacia el infinito de la habitación, aunque no había nada interesante. Entonces escuchó un ruido y pensó que Shideon había vuelto.- ¡Qué rápido Shideon!

Se giró y se quedó a cuadros cuando vio lo que había ahí, en el marco de la puerta. Entre las tres maderas había un niñito bajito de cabello algo albino y ojos realmente morados y profundos. A pesar de tener aspecto de niño esos ojos reflejaban muchísima fuerza, incluso más que la de Shideon. El fotógrafo se asustó y se encogió en la cama agarrando las mantas rápidamente.

- ¿Eres amigo de Shideon-niichan? -Dijo la voz del muchachito mientras se metía en la habitación. Llevaba un top ceñido al pecho dejando ver su abdomen desnudo y luego unos pantalones, en esta ocasión largos, pero de cuero ajustado. Las pintas que llevaba el chiquillo eran extrañas y Takaba se quedó alucinado por lo que dijo "Shideon-niichan"...

- ¿Eh? Pe... pero tu e... eres su... ¿hermano? -Vio entonces que el contrario sonreía y se veían unos enormes colmillos que se ocultaron de golpe para luego ver como negaba de forma rotunda.

- No, solo soy su compañero de casa en ocasiones... pero no siempre. A... además seguro que se enfada si hablo contigo. -Dijo con un puchero a lo que Takaba al verlo pensó que era realmente adorable. Entonces el gato negó suave.

- No se enfadará. Me llamo Takaba Akihito y tu... ¿cómo te llamas? -Preguntó despacio mientras que se soltaba de la ropa del contrario. Si, era un vampiro pero no se veía peligroso para nada. La verdad que con ese aspecto daban ganas de abrazarle y mimarle. Era como un peluchito. El contrario sonrió abiertamente y le dijo su nombre. "Alex VanHalen", cuando lo escuchó el fotógrafo recordó algo de una familia antigua de nosedonde que eran muy ricos y cosas así, y el apellido le sonaba, pero seguramente no tenía nada que ver.- ¿Y qué haces aquí?

- Comer dulces. -Dijo sacando unos donuts. Takaba sintió hambre y el contrario sonrió.- ¿Quieres?

El neko asintió y el pequeño (o más bien mayor y anciano) vampiro caminó hacia él dando saltitos para darle sus dulces.



Spoiler:
Lo que dice Alex lo pongo en otro color, acciones y eso lo pongo igual XD para que no haya mucho problema ^^
avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Vie Mayo 04, 2012 1:46 pm

El neko asintió y el pequeño (o más bien mayor y anciano) vampiro caminó hacia él dando saltitos para darle sus dulces.

Shideon marchó a la calle y tardó lo suyo en encontrar una tienda de comestibles. Siempre iba por los tejados cuando tenia que moverse, yendo rápido y con total libertad allí a donde fuera, por lo que no estaba acostumbrado a ir entre las calles a pie. Por eso, al ir a buscar una tienda cercana a su casa, tardó más de lo que pensaba.

En la tienda la joven dependienta le miró con asombro mal disimulado. Portando su yukata negra y blanca de mangas remangadas hasta el hombro, así como manteniendo aquel rostro lleno de cicatrices y marcas serio, portaba unas pintas bastante extrañas. Incluso sospechosas. El vampiro entró y tomó una de las cestas de la entrada que todo el mundo parecía llevar allí dentro. Verle caminar entre los diferentes pasillos del pequeño supermercado era algo cómico. Miraba a uno y otro lado sin parar, enarcando muy de vez en cuando una ceja ante la estupida propaganda que hacían, así como por las marcas y “mascotas” de los productos. Era todo tan… tan extraño para él. La gente no dejaba de mirarlo de forma sospechosa tanto por sus pintas como por su extraña forma de actuar, como si fuera la primera vez que entraba en un lugar como ese. Lo cual era verdad.

Bajo a mirada de aquellos seres inferiores Shideon acabó metiendo en su cesta un par de cajas de leche, café, varias cajas de algo que no sabia que era pero esperaba que le gustara a Takaba y algunos paquetes de colores en el que ponía patatas fritas. No cogió mucho mas porque aquellos curiosos y desconfiados pares de ojos lo estaban irritando, tanto que deseaba dejar salir su parte salvaje y asesina. Quería cargarse a todos aquellos que lo miraban de esa forma, dándole así motivos para que lo miraran con miedo. Sin embargo, se controló y al hacerlo sintió una punzada en su pecho. ¿Por qué no podían ser todos como Takaba? ¿Por qué la gente temía a lo que era diferente a ellos? Dios sabía cuanto se estaba controlando para no mandarle más seguidores a su reino.

Al final se dirigió con la cesta hacia la salida sin pasar por caja.

-Eh… ¡Señor, disculpe! – lo llamó una voz femenina. El moreno se giró, y ante esa mirada de “ahora que coño te pasa a ti”, la chica se quedó de piedra. –Ti-…tiene que llevárselo en es-…estas bolsas…. –cogió un puñado para indicárselas.

-¡Tsk! ¿Enserio…? -soltó pesado y se acercó a la caja, donde dejó la cesta y la chica le comenzó a guardar en dos bolsas por separado todo lo que llevaba. –Aquí tiene…. Gr-gracias… -hizo una educada reverencia nerviosa. El vampiro cogió las bolsas y sin decir nada se marchó de aquel agonizante lugar.

Bolsas en mano volvió a caminar entre las calle de camino a su casa. Nadie sabia que alguien vivía allí, puesto que una vez se cruzaba verja que la bordeaba, uno se perdia de la vista de cotillas. Hace tiempo que con ayuda de un “compañero” suyo y uno de sus antiguos libros arcanos hizo aquello hechizo con el fin de mantener su guarida a salvo.

-¡Ya he vuelto! –avisó en alta voz nada mas cerrar la puerta con un golpecito de pie, mirando hacia las escaleras que se aparecian frente a él. Subió las escaleras aun con las bolsas y, al llegar a la puerta de su dormitorio escuchó una segunda voz mas que familiar. Con un toquecito de su pie hizo abrirse la puerta de forma lenta y chirriante, viendose en los ojos de Shideon una ardiente llama. Aquel “compañero” suyo de apariencia juvenil, casi de niño, se encontraba muy cerca de Takaba, quien parecia encontrarse algo mejor comiendo aquellos redondos bollos.



-¿Qué crees que estas haciendo aquí? –le preguntó conteniendo la rabia, sujetando las bolsas con fuerza mientras una venita de irritacion aparecia a un lado de su frente. –Apártate de él ahora, viejo –le ordenó.


Última edición por Shideon el Dom Mayo 06, 2012 12:44 pm, editado 1 vez
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Dom Mayo 06, 2012 9:08 am

Seguía hablando con el pequeño niño que allí tenía. Takaba sentado en la cama con las sábanas cubriéndole y Alex en la otra punta de la cama mientras reían divertidos y hablaban de cosas tontas y mundanas. El castaño sabía que ese "niño" que tenía ahí delante debía ser vampiro o algo así, pero por alguna razón le parecía tremendamente adorable y bonito y por supuesto no parecía peligroso. Además suponía que si vivía con Shideon sería alguien de confianza ¿no? La verdad pensó que vivía solo pero al verle ahí... incluso su aspecto. Pero entonces escuchó la voz del moreno y vio al pequeño vampiro ponerse algo rígido y dar un salto y quedar al lado de la cama cerca del castaño. Entonces dijo eso y el felino le miró fijo.

- Oye... -Parpadeó algo confuso y sujetó la mano de Alex con la suya.- No le hables así, es solo un niño... y no ha hecho nada, solo hablábamos. No tienes que enfadarte de ese modo, le estás asustando... ¿no lo ves?

Añadió después mientras Alex ponía un precioso puchero adorable que hizo que Takaba le mirase. El fotógrafo le sonrió y le acarició la mejilla con un "no pasa nada, ya hablo yo con él" Añadió mientras soltaba la mano de su amigo de cabello platinado y ojos violetas. Takaba se levantó y caminó hacia Shideon. Le tomó de la mano con suavidad donde tenía las bolsas y miró al moreno que parecía aún enfadado. El otro vampiro simplemente se quedó ahí quieto con puchero y triste porque le había gritado y no le gustaba que le gritasen. El felino suspiró y abrazó al moreno.

- Vamos a la cocina y me tomaré un café y lo que has traído ¿vale? -Le dijo despacio mientras Alex seguía ahí inmóvil. Por supuesto no iba a moverse de ese lugar hasta que Shideon se fuese o al menos dejase de mirarle de ese modo, ya que Alex no soportaba que le mirasen así o le gritasen, le hacía ponerse triste y apenado. Y claro eso podía con el corazón bueno y dulce del fotógrafo que le protegería, ya que le había caído bien. A pesar de todo Takaba sentía que aún estaba algo mareado y eso que había comido algo pero intentó soportarlo. Miró al moreno.- Shideon...

Susurró y le miró.

- Venga vayamos a la cocina... -Miró de reojo a Alex y le sonrió amable como siempre.- Me ha gustado conocerte Alex. Eres muy simpático, luego hablamos otro rato ¿vale?

En ese momento dio un paso y se tambaleó.

- Taka-chan! -Dijo el pequeño vampiro para ayudarle pero se detuvo a la mitad por la mirada de Shideon. De nuevo puso otro pucherito adorable mientras le miraba. El felino jadeó un poco y sonrió un instante. Se agarró al moreno y miró a Alex con la misma sonrisa de siempre. Siguió sujeto a Shideon temblando un poco entonces Alex dio un paso. En ese momento parecía otro.- Ya puedes cuidarle, Shideon... me ha caído bien.

Dijo para desaparecer de golpe de ahí. Takaba tosió un poco y se quejó para luego mirar al moreno.

- Le has asustado Shideon... esa mirada tuya da miedo. -Añadió despacio.- ¿Me has traído algo rico? Tengo hambre...



Spoiler:
La amenaza de Alex es más bien de la user (?) jajajajajajajaja Como no se porte mien con mi Taka-chan le muerdo un ojo =P
avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Lun Mayo 07, 2012 2:03 pm

No le hacia gracia que aquel pequeño viejo anduviera con sus cosas y en su habitación, y justamente ahora, estaba incumpliendo ambas cosas, puesto que en el paquete de “sus cosas” entraba Takaba.

Le escuchó reprocharle que por hablarle de aquella forma, enfadado, el “pequeño” se asustaba. ¡Já! Cuando aquel “pequeñito” se asustara de verdad seria el momento en el que el propio Shideon se pensara sus acciones, así como pensara sobre su propia vida. Y que él supiera, el fin del mundo no se encontraba tan cerca. Aunque… era cierto que ese vampiro en verdad era como un niño a la hora de comportarse y sentir la gran parte del tiempo, tenia sus momentos, sus escasos momentos de madurez. Lastima que fueran taaaan escasos.

Verle poner aquel puchero no le molestó tanto como cuando le vio a Takaba consolarlo. Ante eso chasqueó la lengua notablemente molesto. El simple hecho de haberse aguantado aquellas ganas de asesinas en la tienda de comestibles ya había gastado todos su cupos de aguante posible para toda una semana. Por eso, al encontrarse con eso (ni que se lo estuvieran montando XD) nada mas llegar a casa, teniendo la idea de poder desestresarse con la compañía del castaño, que se encontrara a Alex en su cuarto y cerca del felino era ya algo que no podía pasar. En el fondo, el vampiro sabía que podría estar pasándose. Solo un poco. Pero no lo reconocería.

Cuando se acerco a él y le tomo una de las manos en que llevaba algunas de las bolsas, su mirada seguía clavada en el otro vampiro de menor apariencia. Al ver el castaño que no le prestaba su plena atención lo abrazó, animándolo a ir a la cocina, acabando por responder a su mirada cuando susurró su nombre y le apremió a ir, despidiéndose del Alex.

Al dar el primer paso y flaquear, Shideon extendió un brazo (aun cargando con las bolsas) e impidió que cayera el castaño, ofreciéndole éste donde sujetarse y apoyarse con la rapidez del rayo. Su mirada se cruzó por un momento con la del “pequeño” al haber hecho un amago de ir a ayudarle a Takaba a pesar de haberse notado que no le hacia gracia que estuviera cerca de él siquiera. Por ello, tan rápido apartó la mirada del menor para ponerla sobre SU felino, escuchó aquel comentario suyo sin siquiera volverlo a mirar.

-Está mas que acostumbrado, hazme caso –respondió, comenzando a dirigirse ambos hacia la puerta, y de ahí, hacia las escaleras para bajar a la cocina. –Había muchas cosas para elegir, espero que si… -dijo respecto a si traía algo rico.

Una vez en la cocina, que para nada se había tocado más que la nevera y poco mas, entre los dos sacaron el contenido de las bolsas, e incluso vio al castaño buscar sitio entre sus muebles de cocina a aquellas cosas como los paquetes de patatas y algo de comida en lata, cosas que había pillado de pasadas. Mejor era cosas de más que de menos, eso lo sabía incluso el vampiro. Y habiéndole salido por la cara todos aquellos productos… Gracias que no le había gustado ir “de compras”, porque sino de seguro que las siguientes compras seguirían saliéndole gratis.

El vampiro cogió un bote y lo miró sin saber que era.

-Sopa de carne, calentar y listo… ¿Y ya está? –preguntó un poco sorprendido, agitando el bote cerca de su oído, escuchando el choque del liquido sobre ambos lados del bote. –No me convencen estas cosas… Donde esté lo natural… -comentó como un anticuado. Se puso a mirar los ingredientes. -¿Qué es todo esto? ¿Seguro que es comida? –Aquello tenía tantos componentes de conservantes y otros, que hizo que Shideon durara aun más sobre aquella simple lata de sopa.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Sáb Mayo 19, 2012 12:16 pm

Al parecer se conocían de bastante tiempo y Takaba no entendía por qué no le caía bien. Alex parecía un niño adorable, aunque suponiendo que vivía con el moreno debía ser también un vampiro o por lo menos un ser sobrenatural. Aunque el pequeñajo no le había dicho nada a Takaba. Suspiró un poco y por fin acabaron en la cocina para mirar lo que le había traído de comer. Sus ojos pasearon por todo lo que allí había. Entonces escuchó lo de sopa de carne y miró la lata. Sonrió un poco y apoyó su mano en la del contrario.

-Normalmente la gente no compra todo de bote. –Le dijo con una sonrisa amplia y tomó la sopa para mirarla. Él jamás había comido sopa en bote pero bueno, para desayunar prefería algo de café y tostadas o algún bollo. Así que se preparó un café con la leche y demás y luego tomó algunos de los bollos que había traído el contrario para mirar al moreno con una sonrisa. Se sentó en la silla y se comió los bollos como si le fuese la vida en ello, notando el dulce pasar por su garganta, el azúcar y luego beberse el café como si no hubiese mañana. Cerró los ojos y se dejó caer en la silla como Pedro por su casa.- Arf… que rico todo.

Se llevó las manos a la tripa mientras la frotaba un poco y sonrió divertido. Luego miró a Shideon con atención.

-¿Desde cuando son compañeros de piso? –Preguntó algo curioso por saber que tenía un compañero en su casa. Le gustaba saber cosas del moreno… aunque su pasado era turbulento y aunque no había leído todo lo de aquel diario. Le daba un poco de miedo.- ¿Él también es vampiro?

Preguntó despacio para luego juguetear con la cuchara de la taza vacía del café. La movía despacio de un lado a otro escuchando el ruidito que hacía al chocar con la taza de café. Soltó un suspiro.

-¿Por qué no se apenas nada de ti? –Dijo abrumado de golpe mientras cruzaba sus brazos y los ponía sobre la mesa para apoyar su mejilla en ellos y soltar un leve suspiro. Entonces se dio cuenta de lo que había dicho y se sonrojó de golpe. Bueno tampoco le había preguntado ¿no? Aunque tampoco quizás había investigado… Se sintió estúpido, porque habría sido fácil preguntarle… ¿verdad? Se quedó ahí quieto y ocultó sus ojos contra sus brazos tapando así sus mejillas rojas.- ¿Me cuentas cosas de ti?

Añadió después con suavidad mientras pensaba que quizás si le preguntaba así… el vampiro se abriría más a él y no sería tan cerrado. Podría conocerle más, podrían tener cosas en común y… no se, quizás ese sentimiento que tenía dentro se haría más visible para él. Ya que… Takaba se sentía raro a su lado, pero no sabía bien por qué… aunque aún recordaba todas las noches la cita que había tenido con él. Se sonrojó más pero como estaba “oculto con sus brazos” supo que Shideon no le veía.

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Dom Mayo 27, 2012 5:30 pm

El castaño le acabó quitando la lata de entre las manos tras quedarse con el ceño fruncido al leer los desconocidos ingredientes de aquella sopa de carne que parecía llevar de todo menos lo que se necesita para hacer una sopa. Ahí había productos químicos y hasta carne alienígena si se apuraba. - Que cosa mas rara esto de la comida en lata –acabó diciendo sin comprender el porqué los humanos hacían ese tipo de cosas. Con todo el alimento que tenían, al menos aquí, y estos haciéndola de todo para que perdurara años. Asqueroso.

Shideon acabó por girarse y apoyar sus nalgas contra la encimera mientras, de brazos cruzados, miraba como el contrario desayunaba. Como se cebaba y metía un buen desayuno. Después de los rugidos de su estomago anoche, no le sorprendió que tuviera tanta hambre, tomándose el café como se lo vio tomar.

El vampiro, al verle visto comer aquellos bollos, cogió uno por probar. A pesar de ser vampiro podía comer comida normal, aunque en caso de hacerlo siempre se había decidido por carne u alguna otra cosa ocasional. Para su sorpresa, no le supo tan malo el bollo, aunque tampoco era del todo de su agrado. Al final se lo acabó comiendo, escuchando mientras tanto la curiosa pregunta del neko.

-No sé. He perdido la cuenta, pero puede que el mismo tiempo que llevo aquí en la ciudad. Puede que un poco menos. –Con aquella respuesta, la curiosidad gatuna de Takaba creció. Shideon suspiró. –Sí, es un vampiro de los antiguos pese a su apariencia. Yo apenas supero los dos siglos y medio. –Comentó. Entonces, si aquello no era suficiente para el felino, habiendo consentido sus dos primeras preguntas, éste hizo una tercera. Pareció extrañado y un poco desconcertado por no conocerle a pesar de haber estado con él. Shideon, al ver como reaccionó tras aquella pregunta que pareció salirle sola, se acabó por sentar sobre la encimera, apoyando sus manos sobre estas y reclinándose hacia delante.

-Tú dime que quieres que te cuente de mí. Sabes lo que soy y como soy, a que me dedico, como es mi casa, que vivo acompañado… Incluso sabes de mi pasado en parte. –Enumeró. –Pregúntame, pero no esperes que te responda a todo. Hay cosas que es mejor no saber –le advirtió, mirándolo. O al menos mirando como ocultaba su rostro entre sus brazos seguramente avergonzado.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Miér Mayo 30, 2012 10:02 am

Alzó por un momento su rostro cuando le dijo que sabía lo que era y esas cosas, que sabía a que se dedicaba, como era su casa y que vivía con alguien. Si, sabía eso pero… no sabía nada realmente. Sus ojos le observaron y un rubor quedó ahí permanentemente en su rostro. La verdad no sabía en ese instante qué quería preguntar o qué quería saber. Su corazón latió fuerte, con rapidez y desvió un instante su mirada y su rostro.

-Yo, bueno si, se eso… pero no se todo. No leí apenas nada, yo… no quería ser cotilla. Solo quiero saber cosas, como qué te gusta hacer o… qué te gusta comer… bueno supongo que ahí entraría que tipo de sangre te gustaría beber. –Se quedó por un instante meditando eso. ¿Estaba bien preguntar ese tipo de cosas? La verdad ni el mismo felino lo sabía. Siguió sin mirarle y luego terminó por girar su rostro hacia él.- ¿Por qué haces lo que haces?

Se levantó de pronto y se puso frente a él. Le tomó de la mano y la sujetó con firmeza mientras que le miraba, aún con el rubor en sus mejillas. Se mordió el labio inferior y de pronto le abrazó con fuerza. Cerró sus ojos mientras lo hacía y sintió su corazón palpitar de un modo rápido.

-¿Por qué? ¿Por qué eres tan idiota de hacer estas cosas que te ponen en peligro? Hay gente que se preocupa por ti, sabes… -Tembló un poco en los brazos del contrario y soltó un quejido leve. Apoyó su frente sobre su hombro.- ¿Por qué… por qué me siento así? Me siento mal, extraño pensando que haces daño a la gente y que… que te podrían hacer daño a ti… no quiero eso.

Se apartó del abrazo y le miró de frente ahora. Vale, todo era porque quería saber cosas de él, o quizás porque quería creer que más dentro de Shideon había algo importante, y algo bueno. ¿Acaso no había tenido una linda infancia? Se mordió el labio inferior mientras le miraba y terminó por rodear su cuello y besarle. Se sentía como un niño pequeño ante aquello, porque tenía un remolino de sentimientos por todo su cuerpo y su corazón sobre todo. Pero no pudo evitar el besar los labios del contrario de ese modo, tocándolos con suavidad, deslizando éstos por los del contrario e incluso de un modo tímido intentando tocar con su lengua la del otro. Se apartó de golpe… a medio beso y le miró más sonrojado.

-Yo… -No sabía ni por qué había hecho eso, había sido un cúmulo de sentimientos… vale, Shideon le gustaba, era su amigo, el día anterior casi le mata y ahora estaba ahí, molesto por pensar que podría morir y… molesto por no saber nada del contrario. Dio un paso atrás y le miró un instante.- Lo… lo siento. Soy un idiota… es todo… D… debería irme a casa, será lo mejor.

La verdad, no quería irse a casa, quería quedarse con él y conocerle aún más. Pero, era peligroso para ambos ¿verdad? Ni sabía como había acabado todo aquello de ese modo, medio confesándose ante el contrario y sin saber bien, de qué iba todo eso que sentía. Estaba realmente confuso.

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Dom Jun 03, 2012 1:22 pm

Sin moverse de donde estaba miraba al contrario sin cesar. Tímido y sonrojado, Takaba no le dejaba ver su rostro. Esperaba sus preguntas. Quería saber que era lo que el contrario quería saber sobre él, sobre su vida y sobre su persona. Entonces le escuchó, y en un momento sonrió a sus adentros por aquellas palabras. ¿Enserio le interesaba que tipo de sangre le gustaba? Eso le hizo cierta gracia, pero no le interrumpió. Siguió que continuara hasta que volvió la mirada a él con aquella pregunta.

-Es el único estilo de vida que conozco, no sé hacer otra cosa. Fui entrenado para ello, para matar –dijo mientras el felino se levantaba de su asiento y se ponía frente a él. Un rubor marcó sus mejillas aun más de un rojo intenso, y sin esperárselo, el vampiro vio como el contrario se pegaba a su cuerpo en un fuerte abrazo. Shideon no sabía como atender aquello. Estaba poco acostumbrado a aquello, por no decir que esta era la primera vez que alguien se le abrazaba mientras decía cosas como esas. “Le importo…” se dijo un tanto impresionado para sí mentalmente.

Shideon acabó por rodear el cuerpo del contrario con sus brazos. El pobre tembló y posó su frente en su hombro. Era una situación extraña para Shideon. Nueva.

-No deberías preocuparte, llevo haciendo esto muchos años y no me ha pasado nada Takaba… -intentó tranquilizarlo. –Ya te dije, me entrenaron para esto. No puede pasarme nada…Además, soy un vampiro. No se me mata tan fácilmente. –Intentó animarlo. No sabía que palabras eran las que se decían en momentos como este. ¿Qué era lo que le había dicho la pasada noche el contrario cuando se tiró el vampiro a sus brazos? Aaaah… no lo recordaba a pesar de que aquel momento lo tenía en su mente.

Dejó que el neko se apartara de su abrazo, devolviéndole la mirada de forma directa. Por un momento, ninguno hizo más que mirar al otro. El ambiente era casi mágico; el uno mirando al otro a los ojos, hipnotizándose mutuamente. Incluso el vampiro cayó en aquel hechizo. Hechizo por el que el vampiro, tras ser rodeado por los brazos ajenos, acercara su rostro muy lentamente al de Takaba, quien lo besó. El moreno volvió a tomar al menor entre sus brazos, estrechándole hacia él en aquel sabroso y suave beso que no terminó ya que Takaba le puso fin de golpe a la mitad. Este repentino cambio hizo que Shideon abriera los ojos viera al otro rojo como cual tomate por lo hecho. Parecía confuso.

-¿Eh? –soltó al disculparse. –Pues claro que eres un idiota, Takaba. –Afirmó las palabras del felino agarrándole por los brazos. A Shideon, que Takaba pensara en irse por haberse tomado aquello como un error le sentó mal. –Te vas a quedar aquí, no vas a ir a ningún sitio. Huir no es la solución, y te lo dice un asesino –le dijo mirándolo fijo a los ojos, manteniéndolo cerca de sí. No quería que se fuera, no aún. ¿Qué si luego no volvía a verlo? –Eres el primero al que le importo, y no pienso perderte. No tras toda mi vida solo… -Confesó y lo atrajo hacia así, estrechándolo contra su pecho a la vez que un beso sellaba los labios del castaño de forma un tanto ruda al principio.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Miér Jun 06, 2012 8:58 am


Cuando le dijo que era el único estilo de vida que conocía y que había sido entrenado para ello sintió un ligero dolor en el corazón. ¿También le mataría a él? No sabía si el contrario sería capaz de matarle, ni siquiera sabía que sentía él mismo, como para saber qué sentía el moreno vampiro que tenía delante. Y claro que se preocuparía, lo haría, no quería que le ocurriese nada, al fin y al cabo era su amigo verdad. Le miró un instante cuando le dijo que era un idiota… entonces cuando le dijo que se iba a quedar le miró escuchando que había estado toda su vida solo. Eso le conmovió entonces acabó abrazado de un modo brusco y fue besado.

- Ngh… -Jadeó ligeramente mientras sentía la lengua del otro pero se dejó llevar. Sus manos que al principio estaban apoyadas sobre su pecho comenzaron a subir, llegando a sus hombros y por fin rodeando el cuerpo del moreno. Casi para fundirse con él se apegó al contrario lo suficiente para que su pecho rozase con el contrario mientras que era besado y por supuesto respondía al beso. ¿Qué significaba todo aquello? Acaso estaba enamorado de Shideon? No lo sabía, pero no quería dejar de verle, tenía miedo de no volver a verle, pero no sabía que podía hacer. Era un asesino y eso no estaba bien, pero entendía por qué lo hacía… si así le habían enseñado, así debía ser ¿no? Sintió como sus ojos se llenaban de lágrimas por un instante, pensando que no quería perderle. Se apartó de Shideon un poco, apenas su boca para mirarle con sus orbes húmedos.- Entonces no dejes que me vaya, haz que me quede aquí… no quiero perderte.

Dijo de pronto mientras que sentía que su corazón se agitaba ante esas palabras. Su corazón parecía que iba a salirse de su pecho de lo acelerado que estaba. Quizás no era la mejor de las confesiones, pero sinceramente en ese momento el gato había dejado salir un poco lo que sentía por el vampiro. Apenas un rato con él, apenas unas palabras y el moreno había calado hondo en el felino. ¿Sería porque era el único que le había tratado normal? ¿Sería porque era la única persona que no le había mirado como si fuese un niño raro? ¿Por qué no le había tratado como un infantil muchacho? ¿Por qué simplemente notaba que le quería? Tembló en los brazos del contrario por un instante y volvió a rodear el cuello del otro para sellar su confesión con un beso pasional y dulce a la vez.

En ese momento Takaba puso todo su corazón en ese gesto. Quería que el contrario notase que realmente no mentía, que no quería perderle que él le gustaba mucho, hasta el punto de temer por su vida y que por supuesto no le delataría, aunque encubriese a un asesino. No sabía si podría cambiar, o si por lo menos, podría dejar de hacer eso… solo quería sentir los brazos y la calidez del vampiro. Quería estar con él. Buscó más cercanía en el abrazo y en el beso, buscó la sensación agradable de su lengua y se ofreció a él en aquel gesto. Se apartó ligeramente tras terminar aquella mezcla dulce y le miró.

-S… Shideon… -Susurró con un rubor en sus mejillas. Quizás había sido muy intenso, el gato estaba casi sin aliento tras aquellos besos que se habían dado. La verdad que sintió ganas de decirle que le deseaba pero se avergonzó por pensar así. Así que simplemente le abrazó con fuerza. El cuerpo de Takaba se sentía agitado y caliente y suponía que si el otro era vampiro notaría sus nervios. Escondió su rostro en el cuello del otro mientras que le abrazaba y susurró su nombre de nuevo para luego apegarse más a él.- C… creo que me gustas.

Dijo sin atreverse a pronunciar palabras más serias como un “te quiero” o algo parecido. Eso no se decía a la primera de cambio, eso se decía cuando uno estuviese muy seguro. Y aunque el felino sabía que Shideon era especial para él y que sufriría mucho si le pasase algo malo, no podía decir si era amor o que. Aunque bueno, amistad solamente no era, él no se besaría con un amigo de ese modo, ni le abrazaría así ni… sentiría ganas de querer perder la virginidad con él. Se sonrojó más y se quedó ahí quieto sin apenas moverse salvo el leve temblor de su cuerpo por los nervios, y con el rostro más que rojo.

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Mar Jun 12, 2012 7:25 am

En un arrebato del vampiro ante la posibilidad de perder a aquel humano lo aferró y lo besó. Sin cortarse, su lengua se coló en la boca ajena, saboreando cada centímetro de ésta de un modo brusco y fogoso. Sus manos comenzaron a aflojarse al sentir como el contrario subía sus brazos hasta su cuello, pegándose de aquella forma sus cuerpos el uno al otro, inseparables. Fue con aquello que en algún momento de lo que había empezado siendo un brusco y perverso beso se convirtió en algo más personal e intimo. Los brazos del vampiro rodeaban el cuerpo del castaño bajo sus brazos, estrechando hacia sí incluso cuando Takaba se apartó del beso. Sus ojos se encontraban llorosos, tanto que por sus mejillas caían las lagrimas que no pudo retener. Aquella imagen, aquel rostro pidiéndole que le hiciera quedarse aquí, junto a él, lo excitó. Todo había que decirlo. Aquel pequeño se había colado en su turbio corazón. ¿Cómo? No tenia ni idea, pero lo había hecho. Ninguna preciosidad de chica, prostituta, objetivo e incluso ningún tipo de vampiro o humano de su mismo sexo y con los que se había acostado antes habían logrado calar tanto en él. Aquel chico-gato tenía algo especial que no podía descifrar.

-Espero que estés seguro de lo que dices… -respondió a su petición, escuchando aquello de que no quería perderlo antes de que fuera el menor quien lo besara, entregando todo en aquel contacto rebosante de sinceridad, dulzura, pasión y contenido deseo. En aquel intenso momento el único sonido era el de sus ropas rozarse, el lascivo y húmedo contacto de sus lenguas y las respiraciones e intercalados jadeos de ambos de forma intercalada. El menor, atreviéndose aun más, fue quien profundizó más. Aquel gesto hizo que Shideon bajara sus manos hasta el trasero del felino y, con plena facilidad, alzarlo un instante y sentarlo sobre la encimera en la que se había estado apoyando y que estaba tras el moreno. Sentado ahí sin dejar de besarlo, lo volvió a rodear con una mano su espalda, reposando la otra sobre su muslo, acariciando éste lentamente.

Reacios a que el momento terminara, el vampiro acabó por dejar respirar al castaño. Hubiera preferido continuar bebiendo de él de aquella forma, sin embargo, el contrario necesitaba respirar pues, al mirarlo se le veía sin aliento. Aquel pecho suyo subía y bajaba lenta pero de forma profunda. Su aliento chocaba contra su cuello, caliente y sabroso mientras le abrazaba. Shideon aflojó el brazo que le rodeaba al contrario, degustando aquel abrazo. Le resultaba tan extraño que alguien lo abrazara de esa manera; nervioso, agitado, sincero, calido, cercano, sin miedo por su persona y tímido sin embargo…

Sonrió levemente ante aquella confesión a pesar de sentir como algo en su pecho ardía de forma reconfortante.

La mano del moreno que acariciaba el muslo del castaño por encima de la prenda siguió ahí mientras la otra se dedicó a sacar la parte superior de la prenda prestada que llevaba el menor bien sujeta por el cinturón de tela. Una vez se hizo con un hueco, en busca de calor, su mano se coló, acariciando su suave piel aterciopelada. Al sentir como se encogía Takaba por aquel inesperado contacto, la mano de su muslo ascendió en una caricia hasta el nudo de su “cinturón” de tela, deshaciéndolo para, de seguido, palpar su entrepierna sobre sus flojos pantalones con descaro. El pequeño estaba ligeramente encendido. Eso le gustó. –Takaba, te expresas mejor con tu cuerpo que con las palabras… -Susurró sin burlarse. Se lo decía a modo de cumplido. Sus manos avanzaron. La de la espalda subió hasta casi llegar a la altura de sus hombros, levantándole la parte de arriba algo más de por la mitad de su espalda, haciendo que al final se abrieran por la parte delantera al ir esta cruzada. Takaba mostraba su pecho frente al cercano Shideon. La otra se apoderó del falo contrario, presionándolo para su mayor erección. –Deja que tu cuerpo hable por ti ahora, te sentirás mejor y aclarara tu mente… Ya veras… -siguió susurrando en su oído, mordiendo la puntita de su oreja al final muy suavemente.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Jue Jun 14, 2012 6:05 am

Soltó un ligero gemido cuando Shideon le sentó en la encimera, pero no le molestó en lo más mínimo. Incluso podría decirse que ese gesto tan masculino y algo agresivo, le excitó un poco. Entonces notó como el contrario, al separarse suavemente de él e intentar normalizar su respiración, le tocaba despacio. En cuanto sus dedos se pegaron a su piel Takaba se encogió ligeramente por aquello y soltó un suspiro leve por ello. Pero la otra mano del mayor fue más atrevida y eso le hizo sonrojarse bastante cuando dijo aquello.

-N… no digas eso… no es verdad… -Miente porque era obvio que si, que su cuerpo expresaba mejor sus sentimientos de “me gustas” que otra cosa. Entonces no pudo evitar reprimir un jadeo cuando presionó su miembro y le mordió la oreja. De entre sus labios se escapó un suspiro algo agitado mientras que él se agarraba a la ropa del contrario, porque no quería caer. Se movió un poco inquieto mientras notaba como su sexo era acariciado de ese modo y soltó otro quejido. Si bien sabía que debía relajarse apenas podía hacerlo. Estaba tremendamente nervioso. Se agarró un poco más fuerte al moreno y se apegó a su cuerpo.- Shideon…

Añadió con un tono de voz algo agitado mientras le miraba y dejaba que le tocase. No podía evitar el que los jadeos y gemidos escapasen de sus labios. Estaba claro que el contrario no era virgen como él, y eso no le molestaba el pasado, pasado está. Pero… no quería que el otro pensase que Takaba era un niñato o a saber qué otra cosa. Se aferró más fuerte a la ropa del otro y buscó como explicarle que era virgen. Así que despacio rodeó el cuello del vampiro.

-Yo… -Comenzó con un hilo de voz mientras notaba el vaivén de la mano del otro, jadeando despacio contra el oído del moreno por el placer que estaba recibiendo. Sus piernas se cerraron un poco y temblaron agitadas por las atenciones.- Yo no… he hecho esto antes…

Obviamente se refería a hacerlo con otro hombre, porque por supuesto sabía lo que era masturbarse y todas esas cosas referentes al sexo. Conocía la teoría, sabía como se debía hacer, pero no lo había hecho nunca. Así que se sentía un poco perdido en ese aspecto. Por el contrario el vampiro parecía un experto y cada vez que le tocaba de ese modo sentía que su mano era la mayor de las delicias obtenidas. Soltó otro jadeo largo en un momento y se aferró más fuerte el contrario mientras que soltaba algún que otro suspiro.

-Shideon v… ve despacio por favor… -Le pidió algo nervioso mientras que, tras aquellas palabras, se dio cuenta que se estaba ofreciendo completamente al contrario. Era lógico que se ofreciese a alguien que le gustase tanto como el contrario. Sus dedos se clavaron ligeramente en los hombros del otro y de un modo tímido y ligeramente torpe se volvió a la boca de éste para besarle. Al principio tímido y torpe, pero luego le besó con un poco más de ganas abriendo su boca para atreverse a buscar la lengua del otro, queriendo probar el sabor del vampiro otra vez y juntando su cuerpo al del contrario. Vale, quizás jamás había pensado que perdería la virginidad en una cocina, o sobre una mesa… o las dos cosas a la vez, como era el caso, pero… tampoco le molestaba, pero habría preferido una cama más cómoda ¿no? No sabía bien ni como colocarse ni nada parecido. Se sentía realmente torpe sin saber nada y no quería que Shideon le dejase por eso. Así que intentó darle el mejor de los besos, apasionado y ligeramente lujurioso.

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Dom Jul 08, 2012 1:22 pm

Fue como un regalo que el otro se le pegara, que se aferrara a su ropa con aquella excitación encima, jadeando lentamente sensual, erótico, tan cerquita suyo. Aquella experta mano no cesó de masajear el sexo del menor de forma lenta, incesante y variada. Verlo ahí sentado, sobre la encimera, con la parte superior desatada, dejando ver aquel pecho joven y plano, así como con los pantalones abiertos y bajados lo suficiente para extraer su falo y atenderlo con el cariño y amor con el que lo atendía.
No era la primera vez que escuchaba su nombre ser pronunciado de aquella forma, pero en esta ocasión tenia algo diferente, pues al oírle decir su nombre una oleada calida aparecían en su pecho, excitándolo y dejándole marcado de forma intima, personal. Un calor le llenaba.
Entonces, sin soltarlo, acariciando su tensa espalda de estremecida piel y excitando el sexo ajeno, escuchó la entrecortada, suave, tímida y temblorosa voz con la que le confesó que era un virgen, que su cuerpo estaba limpio y puro. Eso, para Shideon y para cualquier otro era como tratar con un novato, que lo era, ¡pero aun mas!, era como el que pone pie en un templo nunca pisado antes, siendo él quien corrompiera esa pureza.
-Tranquilo… tendré cuidado contigo… -le susurró en una voz suavemente sincera, prometedora, mientras los labios ajenos se acercaban a los de Shideon y los cubría con un tímido beso torpe que fue poco a poco evolucionando a un beso mas abierto, mas profundo, mas fogoso, mas… mas pasional. Shideon, atrevido y experimentado, así como hambriento por ese cuerpo, coló su lengua en la boca del castaño, enredándola con la de éste, absorbiendo de sus labios, intercambiando saliva de tal manera que un pequeño hilo unió ambas bocas un instante más al separarse. –Takaba, tu, solo dime cuando te sientes incomodo… -fue diciendo al poco de separarse escasamente de l beso, besando y lamiendo de forma descendente hasta acabar de rodillas entre sus piernas. Le fue marcando un recorrido por su hombro, pecho, pezones, vientre e incluso besó y lamió uno de sus muslos por la cara interna, así como en la ingle, antes de poner aquel despierto y receptivo sexo frente a su cara. Exactamente frente a sus labios.
Lo miró desde abajo a los ojos, con un lascivo brillo en sus ojos rasgados mientras sosteniéndosela de la base, lo lamia, lo besaba y hasta le acariciaba con la puntita de la nariz pervertidamente. Su otra mano separaba una de las piernas, tensa y temblorosa, del menor, acariciando la cara interna de sus muslo mientras se la chupaba, relajando su garganta para tragarla entera sin importarle producir aquel sucio sonido mientras tanto.

avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Lun Ago 06, 2012 8:23 am


Se sintió reconfortado cuando Shideon le dijo que tendría cuidado con él. El gato simplemente asintió y suspiró un poco mientras se besaban, hasta que éste se detuvo y le miró. Asintió de nuevo a su última frase y no pudo evitar el sentirse en el cielo con cada caricia y cada roce, sintiendo esa boca pasear por toda su piel, rozarla besarla, marcarla a fuego hasta que acabó de rodillas frente a él cosa que le hizo mirarle un instante. No supo como pero en ese momento se excitó aún más si era posible. Su sexo latió de golpe y su corazón parecía que se saldría de su pecho. Abrió un poco los ojos cuando comenzó a lamerla.

-Ah… -Se mordió el labio inferior y no pudo evitar el separar más sus piernas dándole mejor acceso a su cuerpo. Estaba caliente, muy caliente y excitado y aquello no mejoraba la situación, sinceramente. Takaba sentía que su cuerpo se alejaba de su mente, o al revés, qué mas daba. Simplemente sentía el placer del sexo oral y las caricias que el vampiro le otorgaba. Clavó sus dedos en la encimera, rasgando incluso un poco ésta con las uñas.- Nghhh… ahh… S… Shid…

Apenas podía hablar mientras jadeaba y sin querer movió un poco su cuerpo para sentir como su propio sexo entraba más en esa húmeda cavidad. Por instinto o por lo que fuese. Se estremeció de golpe y sintió que podría morirse ahí tranquilamente. Que aquel placer era el mejor obtenido. De nuevo tembló sintiendo como una oleada de calor subía desde ahí hasta su cara, enrojecida.

-Ungh… -Se removió un poco inquieto y abrió los ojos para mirar al contrario que seguía ahí abajo. Sus ojos estaban algo entrecerrados y algunas lágrimas asomaban de ellos. El placer era intenso pero deseaba más… no sabía qué, pero deseaba más, mucho más. Su cuerpo clamaba por atenciones y sinceramente pensó que eso era realmente pervertido, pero no podía evitarlo.- Más…

Gimió mientras que tembló en las manos del contrario queriendo caer al abismo del placer. Sentía que no podría sostenerse en esa mesa y jadeó alto, fuerte,… Se retorció un poco y se echó algo más hacia atrás sintiendo que de verdad caía.

-Shideon… -Gimió para separar más sus piernas y mirarle ahora desde una posición un poco más tumbada.- Ah… n… ngh…

Se mordió el labio inferior sin poder evitarlo dejándose llevar al placer. Cerró sus ojos y abrió su boca y entonces comenzó a jadear más fuerte, más alto, sin censuras, sintiendo todo gesto del otro y como el contrario le tocaba de ese modo y le lamía así, haciéndole perder la cabeza. Si hacía eso con su boca, no imaginaba que más cosas deliciosas podría recibir del vástago.




Spoiler:
Perdona la tardanza cielo, en serio gomen T3T

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Lun Sep 03, 2012 1:56 am

La boca de Shideon se centraba por completo en la dotación tan agraciada de que el muchacho medio gatuno. Tenia que relajar mucho su garganta para tragar entera su polla, pero le dio igual, pues fue recompensado muy bien con aquellos gemidos que apenas podían decir su nombre y aquella imagen de descontrolado placer en el rostro del muchacho. Y nada más le gustaba más que las buenas recompensas que un buen sujeto con el que follar (aunque Takaba era e iba a ser más que un simple sujeto).
-Hmm-hm-hm…! –dejaba soltar con placer (pese a las arcadas que controló) desde su garganta el moreno en cuanto Takaba, por curiosidad o simple lujuria, movió sus caderas por instinto como si se estuviera follando su boca. A esto, Shideon acelero el movimiento de su cabeza, repitiéndolo una y otra y otra vez. Hasta que empezó a notar el sabor amargo del preseminal. La polla del contrario estaba enrojecida, dura y rígida como la más dura de las varas.
De su ocupada garganta no dejaban de salir gemidos roncos, y de no muy lejos de su garganta y labios se producía el húmedo y obsceno sonido de l rozar de aquella polla entrando y saliendo de su boca junto el del chapoteo y las absorciones.
Al pedirle mas en aquel gemido mientras temblaba, alzó sus ojos sin parar, viendo sus ojos nublados de gozo. Una vez comenzó a recostarse hacia atrás, escuchó como gemía su nombre, como el muchacho separaba más y más sus piernas para que lo atendiera sin vergüenzas. Con sus manos, el vampiro palpaba la carne tierna y temblorosa de uno de sus muslos interiores, mientras que la otra subía y bajaba con su boca o se dedicaba a tocar y apretar con una minima presión sus pelotas mientras lo mamaba.
Si, la recompensa era lo mejor tras un buen trabajo…
El vampiro siguió “torturándolo” sin descanso. La respiración, los latidos del corazón y su polla, los temblores de su cuerpo entero y el calor de aquel cuerpo lo gustaban. Le ponían cachondo. En su entrepierna se podía ver un pequeño bultito, pero para nada se encontraba excitado por completo. Solo quería hacer sentir bien al gatito, aunque el gatito pervertido (aunque no lo quisiera) le ponía con su forma inocente pero ligeramente desvergonzada y egoísta de actuar.
Un gemido largo y más alto de lo normal, junto con una sacudida de su cuerpo, avisaron a Shideon de lo que llegaba, por lo que cerró los ojos y abrió bien su garganta para recibir la leche del felino. Una leche templada, algo gelatinosa y amarga que llenó su boca. Tanto que el moreno sacó el brillante y enrojecido falo de su boca algo de golpe, cayendo sobre su rostro un par de pequeñas oleadas de semen. Tosió un poco tras tragar gran parte de golpe, limpiándose con la manga de su negra yukata el sobrante de sus labios.
Miró a Takaba.
-No te has cortado, eh…? –sonrió de medio lado, pícaro, con las dos manchas de semen resbalando por su mejilla y a un costado cerca del ojo de las cicatrices. Se puso en pie frente al gato y se reclino un poco hacia él. Lo miró a los ojos un instante antes de apartar con el pulgar la humedad de sus ojos, lamiendo sus lágrimas. El calor en su pecho, aquel calor que tenia desde la pasada noche, seguía sin desaparecer. Parecía que no lo haría hasta que el contrario no se marchara.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Miér Sep 05, 2012 5:32 pm


Shideon le estaba torturando, y de que forma. Cada vez que le chupaba así el cuerpo de Takaba se movía agitado en espasmos que no podía controlar. Cerró sus ojos de nuevo y gimió cuando el otro no se detenía. No podía evitar el separar más sus piernas algo agitado y el moverse contra esa boca. Estaba descontrolado puesto que el orgasmo era inminente. Apenas pudo avisarle con un ligero “me vengo” a Shideon y por como una sacudida ligeramente violenta junto con aquel gemido largo que hicieron que se derramase en la boca del otro.

El sonrojo acudió a sus mejillas cuando el contrario se levantó y le vio manchado de su propia semilla. No pudo evitar el sentir vergüenza por ello. Entonces dejó que secase sus lágrimas y algo avergonzado le miró un poco tembloroso. Se mordió el labio inferior y no pudo evitar el pensar que no sabía aún, como había acabado ahí, frente a él… recibiendo ese placer. Se avergonzó aún más.

-Ah… yo… perdona. E… estas manchado… -Dijo con el calor creciendo en su rostro para levantar la manga de su ropa y limpiar con suavidad aquella mejilla manchada con su propia esencia. Despacio la retiró y le miró a los ojos, no sabía bien qué tenía que decir ahora que estaba ahí, frente a él, que le había hecho aquello y había disfrutado mucho, la verdad. Pero no sabía si Shideon también… ¿él no necesitaba también algo así? Se sintió torpe por no saber bien, pero entonces le miró.- Eh… Shideon tu… tu no… yo, bueno… ¿debería hacer algo?

De nuevo se puso rojo y pensó que quizás tendría que hacer lo mismo que había hecho el vampiro, agacharse y lamerle o algo similar, pero y si lo hacía mal… o algo peor, le hacía daño. Jamás había hecho algo como eso. Entonces traga saliva y le mira con atención para esperar una respuesta… quizás no debía esperar. Se mordió el labio inferior y despacio bajó su mano hacia la entrepierna del moreno, iba con un poco de temor por si no lo hacía bien, pero al final con decisión, coló su mano bajo la yukata del contrario. Le mira y tantea hasta llegar a su entrepierna. Se sonroja de golpe.

-Q… quiero que también d… disfrutes tú. –Le mira sincero. Era cierto, así se sentía. Si él ya había terminado lo normal era que el moreno también, porque no era solo dar placer al otro, era placer mutuo ¿no? Le miró un poco sonrojado mientras que acariciaba despacio a Shideon. No le molestaba tocarle, aunque solo esperaba no hacerlo de forma torpe. Quería que se lo pasase bien y quería que disfrutase de su tacto. Así que con suavidad se acercó a su cuello y le besó mientras que su mano se movía de forma calmada.

El contrario podía detenerle o dejarse llevar por aquello y la verdad es que quizás le hacía parar por ser torpe. Takaba se sentía perdido en ese sentido, como un niño pequeño que no sabe como se usa nada de nada. Es decir, no era tonto ni estúpido, simplemente estaba nervioso por hacer eso por primera vez. Su mirada se centró de nuevo en el contrario. En ese momento no sentía miedo hacia él, al contrario, sentía deseo y cariño. Era extraño, hacía un momento casi se habían matado en la calle... Acaso... acaso se... ¿querían? No lo sabía pero si sabía que Shideon, le gustaba... eso seguro.

avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Shideon el Sáb Sep 08, 2012 6:14 am

No dejaba de mirarlo a los ojos con el reciente y amargo sabor de su esencia en la boca. Al pedirle perdón al ponerse frente a él, cara a cara,
Shideon esbozó una graciosa y picara sonrisa. Le hacia gracia aquella vergüenza virginal del contrario, y aunque prefería a personas expertas en el sexo, le gustaba aquella forma de ser del castaño. Era completamente diferente a todo el mundo el felino. ¿Especial? Tal vez, ¿por qué no? ¿Por qué sino sentiría una sensación extraña en el pecho después de tantos años?

Escuchó sus tímidas y nerviosas palabras, pero no respondió, mirándole con sus oscuros ojos a los contrarios. Le hacia gracia las reacciones del felino, quien parecía ponerse mas y mas rojo por segundos. Aun recordaba como se comportó la noche anterior el menor, bajo la lluvia, y es que, era tan diferente pero a la vez tan igual... En ese momento lloraba pero se mantenía serio, dolorido por lo ocurrido. Ahora estaba sonrojado, nervioso e inseguro. Sin embargo, en sus ojos veía lo mismo que la pasada noche.

Al notar como el contrario introducía una mano en su ropa sin haberle dado ninguna respuesta, el moreno miró la mano, o el bulto de esta en
su entrepierna. Le manoseaba con lentitud, incluso con cuidado podría decirse. Escuchó las palabras del menor, mirándolo, devolviéndose ambos la mirada. Un nuevo pinchazo en su pecho apareció al ver esos ojos brillantes y llenos de sinceridad.

-Takaba, no despierte algo en mí que puedas arrepentirte –dijo mientras con una de sus manos inmovilizaba suavemente la mano y la sacaba del interior de su ropa. Ni él mismo se creía que estuviera haciendo aquello, rechazar un polvo cuando quería, pero su advertencia era cierta. Con lo virgen que debía ser su culo, seguro que lo rompía. Y no quería hacerle mas daño, no tras lo de anoche. Si el pobre, con esas vendas que le puso, debía de tener suficiente. –Ya he disfrutado con lo de antes, no te esfuerces –pareció preocuparse y todo, dejándole la mano sobre su pierna. –Deberías descansar. Ve a casa, me pasaré uno de estos días para ver como… -el vibrador de su celular le cortó. El vampiro lo cogió con molestia. -¿Si? Joder, si que te cuesta… Si. Allí estaré. Ya sabes como funciona. –La conversación fue rápida y directa. El vampiro no se apartó del contrario, quien estaba sin pantalones y la parte superior abierta, ahí sentado sobre la encimera. Guardó el celular y
acarició uno de sus pezones maliciosamente travieso mientras le miraba a los ojos, muy de cerca. –Tengo trabajo que hacer, será mejor que te vallas –le sugirió, rozándose sus labios pero sin llegar a mas que al roce, pues el moreno retrocedió un pasó y se giró para disponerse a marchar de la cocina.

Le acababan de llamar para que pusiera fin a un asunto, y eso no era otra cosa que rebanar algunos cuerpos, eliminarlos del mapa. Si, su vida
era así. Un día tenia que amenazar a unos tipos como podía matarlos sin compasión, sin remordimientos. Al fin y al cabo la recompensa siempre era la misma, una agraciada cantidad de dinero.
avatar
Shideon

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 06/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Takaba Akihito el Vie Sep 14, 2012 3:59 am


Se quedó mirando a Shideon algo atontado cuando retiró su mano de entre su ropa y decía que no le despertase de ningún modo. Entonces escuchó que había disfrutado pero el felino no solo quería eso, es decir, si le había gustado pero el contrario también debía disfrutar ¿verdad? Entonces vio como alguien le llamaba y su cara cambió un poco. Recordó entonces a qué se dedicaba y cuando le dijo que tenía trabajo y que era mejor que se fuese, Takaba se sintió un poco mal. Notó ese roce en sus labios y le miró.

La espalda de Shideon estaba a punto de salir de la cocina, cuando el felino saltó de la mesa, prácticamente. Se medio colocó la ropa que le había dejado el vampiro y agarró la muñeca del otro con fuerza. No sabía por qué, pero no podía dejarle ir así sin más, con solo eso, con solo ese beso, como una despedida normal y extraña y algo fría. Tembló un poco y le miró. ¿Y si no volví a verle? No quería eso. Así que de forma valiente tiró del moreno para rodear su cuello y le besó. Le besó con ganas, apegándose a él y buscando su lengua. Por unos segundos, o quizás hasta minutos… Takaba no sabía. Tras el beso se apartó y le miró.

-Estaré en casa… esperándote. –Dijo para soltarle y darse la vuelta para darle la espalda y que el contrario se fuese. Si veía como se largaba lloraría y no quería parecer una niña. Aunque casi lo era. Dejó que el moreno se alejase de él y cuando ya supo que estaba solo en la cocina se sentó en la silla, dejándose caer en ella. Apoyó su cabeza en la pared y soltó un largo suspiro.

-¿Estas triste? –Una tímida voz apareció de pronto. Takaba miró, era aquel niñito tierno, que parecía ser más mayor de lo que aparentaba. Se le quedó mirando por un instante y el felino no sabía que contestar. Entonces el niño se acercó y le dejó su ropa lavada a Akihito en la mesa.- Te lo he lavado. Sabes… yo se que le gustas, si no,… no se habría detenido.

Aunque no lo había visto Alex no era estúpido. Takaba se sonrojó de golpe.

-Lo… lo has… visto? –Preguntó avergonzado por ello y el vampiro pequeño simplemente negó. A lo que el reportero soltó un suspiro.- Debería irme.

Dijo después. Quería darse un baño y dormir en su cama un rato, un tiempo largo, quizás otro día podría verle… necesitaba un poco de Shideon. Se mordió el labio y cogió su ropa para pegarla a su cuerpo. Aún llevaba aquella que le había prestado el moreno. Se levantó y miró a Alex.

-Dile a Shideon que no saldré de casa hasta que venga… -Dijo para luego salir de ahí, salir de esa casa e intentar buscar el camino de vuelta a la suya. Realmente sin fijarse bien por donde andaba, pues su mente estaba pensando más en el moreno vampiro que en encontrar el camino a su casa…


Spoiler:
Ahora donde abrimos? XD
avatar
Takaba Akihito

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tu casa [Shideon]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.