Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Dic 14, 2014 9:36 pm.

Buscando una nueva experiencia [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando una nueva experiencia [Priv]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2012 10:11 pm

Un día largo sin duda, recorriendo las calles de la ciudad, reconociendo los rincones, analizando gente… un día largo y muy aburrido, tras tanto andar mis pies con parsimonia me guiaron al hotel donde me hospedaba por el momento, aun no encontraba un departamento que llamara mi atención realmente, así que prefería quedarme en aquel lugar por el momento, estaba cómodo, la habitación era amplia y agradable, estaba divida en una especie de living donde se podía salir al balcón para disfrutar de la buena vista que la ciudad ofrecía, el baño, grande con una tina enorme para mi solo, y la habitación bien decorada y con un colchón muy cómodo donde dormir, no necesitaba mucho mas que aquello, pero ciertamente no había nada como un lugar propio. Luego de entrar en esa especie de mini departamento me dirigí directo a la habitación desabrochando mi camisa y dejando que la misma se deslizara sola por mi piel hasta caer en el suelo pase por el marco de la puerta el cuarto estaba oscuro debido a que siempre mantenía las cortinas cerradas la habitación estaba mas fresca que los demás sectores se sentía muy bien, deje mi cuerpo caer en el colchón y pronto caí en el precioso letargo que Morfeo provocaba, mi mente viajo a mundos inexplorados, seres fantásticos aparecían en escena y realizaban las mas desquiciadas hazañas… no se por cuanto tiempo el poder de Morfeo actúo sobre mi, pero se que sentí aquel descanso tan efímero como si nunca hubiera ocurrido, fregué un poco mis ojos con las manos al despertar y me puse boca arriba mirando el techo donde me reí en mis adentros pensando en las locuras que mi inconciente podía desarrollar, después de tanto repasar las pocas cosas que mi mente recordaba de aquel extraño pero divertido sueño comencé a notar que mi vida en la ciudad a pesar de estar poco tiempo se había vuelto algo interesante, pero… que era esa sensación tan extraña que tenia en el interior? Algo me hacia falta, sentía ese vacío que no podría ser llenado con facilidad, que era lo que necesitaba?... me incorpore de la cama, no lo pensé mucho mas realmente, deje salir un leve suspiro de entre mis labios con suavidad al tiempo que acomodaba mis cabellos con mi diestra y camine hacia el sector del living, desabroche mi pantalón y entre en el baño, donde me senté sobre el borde de la tina y abrí el paso de agua de la caliente dejando que esta elevara la temperatura para luego abrir la fría y esperar que esta se templara, seque mi mano con una toalla que tenia cerca y me volví a poner de pie dejando que la tina se llenara lentamente, me dirigí a la mini nevera que tenia en aquel lugar, tome una de las bebidas que ahí guardaba… era un jugo de frutos rojos que me encantaba por lo dulce que era, no solía tener alcohol en los lugares donde me hospedaba y ciertamente extrañaba bastante el bar que me había armado en mi anterior residencia, salí al balcón aun bebiendo aquella delicia de casi el mismo color de la sangre, aun tenia esa sensación en mi interior, tan molesta, tan incomoda… que era?... de repente me di cuenta, necesitaba mas, necesitaba algo diferente a lo normal, una nueva experiencia que enriqueciera mi existir un poco mas, pero que podría lograr eso? Mi mente divagaba en las posibilidades, parecía interesante pensar en ellas, pronto me decidí, que seria esta vez?... claro algo que siempre despertó mi curiosidad y nunca lo hice por falta de tiempo entre tantas obligaciones, ahora el tiempo era lo que me sobraba y quería probar la famosa cocaína, había escuchado tantos relatos divertidos de ella que ahora que podía sin problema simplemente lo haría, sabia que ese tipo de cosas se conseguían en lugares particulares, pero el primordial seria un callejón oscuro, ese nido de ratas donde los traficantes se ocultaban y esparcían a un precio justo la sustancia a sus clientes… recordé que deje la tina llenándose y menos mal que lo hice, por que casi se rebalsaba, deje que perdiera un poco de agua al retirar el tapón y lo volví a poner, ahora me quitaba el resto de la ropa y me metí en ella disfrutando de la sensación del agua en mi piel siempre me resulto tan placentero aquello.

Termine mi baño, ahora estaba fresco y completamente renovado, seque mi cuerpo con toda la paciencia y tranquilidad hoy seria una noche larga, o muy corta dependiendo del resultado de aquella droga en mi sistema, pero mi ritual de preparación debía de ser el mismo que siempre cuando planeaba algo para hacer, una vez seco deje la toalla sobre mi cabeza ocultando mi cabello y camine desnudo desde el baño, pasando por le living, notando que ya el día sucumbió ante la noche mas agradable aun seria en la oscuridad probar aquello, mis pasos continuaron a la habitación donde seleccione la ropa que me pondría, una remera negra de mangas tres cuartos, un chaleco color blanco y pantalones del mismo color que el chaleco algo rasgados, unas botas negras estilo militar pero finas y claro los complementos, muñequeras, cintos con tachas y algunas cadenas, mis piercing que siempre me acompañaban. Me vestí con tranquilidad dejando mi ropa perfectamente acomodada sobre mi cuerpo, eché de reojo un vistazo al espejo, pero claro siempre me veía y esta no seria la excepción peine mi cabello aun húmedo y cuando estaba listo tome las llaves, algo de efectivo, un abrigo y mi celular cosas que jamás debían de faltarme al salir, así camine con tranquilidad por las calles nocturnas, respire el aire puro que se sentía muy fresco en mi cabellera por la humedad de la misma, que bellos momentos eran esos, posiblemente luego de comprar la cocaína buscaría un lugar alto como una terraza para disfrutar de aquello.

Ahora mi andar me llevaba hasta un callejón oscuro, realmente el lugar parecía peligroso y poco agradable, pero solo me interesaba encontrar a quien vendiera aquello y pronto iría a donde me placiera, no tarde en encontrar a un chico de apariencia dudosa, así que me acerque a el y muy directo le pregunte cuanto salía la coca… el chico me miro y me dijo el precio de la misma a lo que saque el dinero y pague por ella, este me entrego una diminuta bolsita con el polvo blanco de hadas por llamarlo de alguna manera, y sonreí mientras lo observaba, pensé en por que no hacerlo? Acorrale al chico contra la pared y mordí su cuello bebiendo de su néctar rojizo, que delicia pensaba en mis adentros disfrutando del sabor de la sangre mientras aquel joven gritaba e intentaba apartarme sin éxito, pronto por la perdida de sangre este quedo sin fuerza y se desmayo cayendo al suelo, mientras yo muy calmado limpie mi boca con la mano para retirar el resto de sangre y lamí mi mano sensual mirando de reojo a aquel pobre chico que había sido amable al darme lo que le pedí, le abandone ahí, pero pronto oí unos pasos y me escondí en uno de los oscuros pasillos mientras una pareja pasaba por ahí y escuche los gritos de horror al encontrar al otro que parecía había muerto, hice una mueca y camine por aquel pasillo que me llevo a una especie de laberinto dentro de los callejones, seguí caminando y ahora parecía que me encontraba perdido en aquel maldito lugar, el karma parecía ser que me castigaba en ese momento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando una nueva experiencia [Priv]

Mensaje por Yuu Kanda el Miér Ene 25, 2012 10:43 pm

Había ido a la zona central de la ciudad solamente a revisar que su sector de comercio estuviese bien, ya que al ser de los pocos que trafican las especies de las que Kanda se encarga, no puede darse el lujo de adquirir mucha competencia o que dentro de sus propios "compañeros" le fuesen a arruinar el negocio desde el interior. Se dispuso a visitarles por la tarde, aún habiendo claridad en los cielos y restando minutos para el ocaso. Kanda estaba caminando, procurando pasar por un civil normal ante la mirada ajena, mas solo algunos denotarían su real naturaleza. Una suave brisa se hizo presente, mecía los cabellos azulados del ángel que estaban libres tras su espalda a la nula existencia del amarre común, su flequillo disparejo por ese aire inquieto y en su faz una dura expresión que mostraba enfado sin un motivo justificado.

Sus pasos largos y tranquilos, sin seña de apuro le condujeron a una esquina algo solitaria, donde se detuvo y miró a los alrededores buscando gente extraña que pudiese sospechar algo o amenazar esa paz momentánea, pero estaba todo en orden y Yuu simplemente dobló a la derecha adentrándose en el callejón y de inmediato sintiendo que esa soledad se hacía inexistente con cada paso. - heh~ como si creyeran que no les puedo sentir... -dijo airoso y con una arrogancia notoria, a la mitad de ese callejón paró sus pasos y llevó la mano a la guarda de su espada y dejó su pie izquierdo solo un paso hacia atrás adoptando una postura de defensa y futuro ataque ante lo desconocido. De repente hace acto de presencia un demonio en la escena, Kanda chasquea la lengua ya que de momento no era muy adepto a mezclarse con aquellos ya que Yuu iba a terminar siendo uno de esas basuras. - ¿ y tu quien mierda eres? - le preguntó demandante.

Aquella persona de oscuros y cortos cabellos, sonrió socarrón y se aproximó muy confiado a Yuu, le conocía y el ángel solo se había olvidado de su existir, cosa muy común ya que carecía de importancia. - pero Kanda! ¿tanto ha pasado que no te acuerdas de tu compinche? - aquel sonríe animado, llevando la diestra a la nuca sobandose unos momentos y luego lograr rodear el cuello de Kanda de manera afable, como si hubiesen sido conocidos desde siempre.

Yuu le queda viendo con sorpresa y aprieta los dientes cuando es abrazado, de momento buscando recordar de donde carajo le conocía y evocando un recuerdo a su pensar y menciona - ¡tu, bastardo de mierda! - igualmente toma esa katana sacándola de la vaina bastante veloz y entablando un ataque en contra del otro directo al pecho. El demonio sabía que le atacarían así que toma distancia pero el ataque alcanza a llegarle causandole una herida no muy profunda, como si nada se toca la misma y mantiene la sonrisa mirando a Kanda. - ¡Sabía que te acordarías! - mantiene ese tonito casi bromista.

- ¿que mierda haces aquí Jean? se supone que deberías estar entregando el encargo ¿o no? - Kanda afila la mirada observándole aún con la espada en seña de ataque, se vuelve a parar erguido para azotar en el aire esa espada liberándola así del exceso de sangre que residía, tal fué la fuerza que usó que no era necesario repetir la acción o pasar una tela por sobre la hoja acabando de limpiarle. No espera mucho a una respuesta del otro y añade - vamos, llévame con el resto que necesito hablar con ellos... mucho tiempo solos ... - pone la punta de la espada sobre la vaina, la zurda sostenía esa funda y desliza la katana hasta que esta queda en el interior de su estuche. Camina hacia el otro quien se limitó a guardar silencio, Kanda le mira despectivo recibiendo una mirada semejante y ni se molesta en esperarle, solo avanza y Jean camina apresurado al costado de Kanda quien era más pequeño que aquel tipo pero no por eso han de subestimarle. (Cabe mencionar que Jean mide cerca de 1.95 m).

Ambos siguieron por el callejón hasta en una bifurcación doblar ahora a la izquierda hasta dar con un callejón sin salida, al final solo una puerta de madera algo corroída debido al paso del tiempo. Yuu miró esa entrada y solo esperó a que su compañero tocase y alzando la voz pidiera entrar, algo muy poco "óptimo". - ch´... -molesto hasta por su sombra, Kanda se cruzó de brazos y miró a un costado aguardando calmo. Se demoraron un poco pero finalmente se les abrió la puerta. Cuando esa puerta se vió abierta un tipo de cabello blanco salió y bastó con ver a Kanda para brindarles el pase libre al interior del recinto que contrastaba fuertemente con el entorno de su ubicación. Dentro del lugar la organización clandestina que era una comunidad pero a su vez cada uno trabajaba para si mismo, era liderada por Jean y Kanda como Vice al mando, solo por tener un bajo perfil y por nada más. Caminó adentrándose y viendo las zonas de cambio de diferentes objetos, sustancias y personas, siendo estas ultimas lo más cotizado ya que muchos ansiaban juguetes sexuales o esclavos domesticos con "ciertas caracteristicas".

- ¿donde está Charles? - inquirió a Jean cuando ya estaban camino a una oficina donde debería reunirse con otros traficantes, pero aquellos se encargaban de drogas y estupefacientes en general. - se supone que el maldito era quien vendría por mi ... - suspiró y quejó hasta llegar a la oficina que quedaba al otro extremo de ese sitio, Jean no tenía idea de donde mierd estaba el nombrado asi que dejó que Yuu se desahogara tranquilo en un mar de groserías . Ingresó a dicha oficina encontrándose con mucha gente nueva, demasiado como para haber sido olvidados por Yuu. - nueva tropa eh? -cansado de las renovaciones de personal. Habló quizas una media hora (según Yuu, pero fué mucho más que eso) con el grupo dandoles indicaciones sobre su hacer dentro de este negocio, dejando en claro que solo Kanda ha de encargarse del tráfico de humanos e híbridos, además de que era de los pocos seres sobrenaturales del lugar a no ser por unos demonios y entre los narcos, unos hibridos rebeldes.

Al término de todo eso, Kanda se despide tratando de ser cortes , cosa que no le resulta y sale junto a Jean de esa habitación pero por otra salida, cosa de quedar en la calle nuevamente en un callejón distinto del cual llegaron ambos. El cielo ya estaba bien oscuro y es ahí donde Kanda nota lo tarde, mira hacia arriba y luego a su acompañante quien con un ademan de mano se despido sin tratar de volver a abrazarle. Se separan y Yuu retoma en andar, pero algo no andaba bien. Un aroma a sangre en el ambiente encendió los sentidos de Yuu haciendo que este sonriera. - ohh vaya... esto si que no me lo esperaba... -guiado solo por el aroma de la ferrosa sustancia dió con un cuerpo en el suelo no muy lejos de su posición, pero unas personas pasaban por el sitio y Kanda retrocedió para no ser visto y ser incriminado o catalogado de testigo. - mierda... - aunque ese aroma también se sentía en otro sitio, así que prefirió ver quien o que ha de ser el atacante y se fué por un pasadizo que conocía bastante bien y sin mucha demora llegó a otro callejón, más cerrado y con alguien en el lugar. De inmediato notó algo sumamente curioso, ambos, Yuu y aquella persona eran de la misma raza, es decir, ambos eran ángeles y no solo eso, solo por la esencia de ese sujeto se notaba el pecado en su persona.

Yuu se mostró complacido y caminó calmo hacia aquel individuo, sonrió suave y dejó ambas manos en la cintura sinbuscar alguna pelea ni dar indicios de querer riña. - ¿Fué un bocadillo nocturno? -era evidente ese aroma a sangre en aquel, idéntico al del cuerpo dejado atrás , casi hecho por algo cercano a un vampiro. - sinceramente no creí toparme con otros como nosotros... - refiriéndose a la raza. Siguió avanzando hasta una distancia prudente de aquel, pero con cierta confianza igualmente. Alzó la mano para llevarla a sus cabellos que obstaculizaban su mirada, lo oscuro no era problema pero ese flequillo si que lo era. Ladeó el rostro sin dejar de verle, no todos sus congéneres eran bien portados al toparse con sus iguales, además no sabía nada de aquel salvo que recién había cosechado una vida hasta donde se apreció.


_________________



♥️:

Invitado, recuerda seguir las reglas o te daré azotes~
NO pasen solo en spam, métanse a rolear también.
avatar
Yuu Kanda

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 23/12/2011
Edad : 26
Localización : -oye un eco ~Yuu-chan~ y ya busca al bastardo que lo canturrea-

Ver perfil de usuario http://guiltypleasure.foroactivo.eu/t62-red-social-cronologia-yu

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.